Inicio » Documentos » RevolConsciencia

RevolConsciencia

LA REVOLUCIÓN DE LA CONSCIENCIA

Por Luis Eduardo Yepes

Los retos a los que hoy se enfrenta la humanidad pueden ser superados mediante el desarrollo de una consciencia global. Estamos en el umbral de una nueva etapa en nuestra evolución social, espiritual y cultural. El camino en esta etapa evolutiva no es suave y está lleno de sorpresas. El reto al que nos enfrentamos configurará nuestro destino. Nuestra generación, entre todas las miles anteriores, está llamada a decidir el destino de la vida en nuestro planeta.
Ervin Laszlo

Integral significa integrador, inclusivo, global y equilibrado. La idea es aplicar la orientación integral a los diversos campos del quehacer y del conocimiento humano (incluyendo la integración entre la ciencia y la espiritualidad). Este enfoque integral no sólo resulta imprescindible para el campo de la política, sino que también modifica profundamente nuestra concepción de la psicología y de la mente humana, de la antropología y de la historia, de la literatura y del significado del ser humano, de la filosofía y de la búsqueda de la verdad, aspectos todos ellos que, en mi opinión, se ven altamente beneficiados por un enfoque integral que trata de rescatar lo mejor de todos ellos y de entablar un diálogo mutuamente enriquecedor.
Ken Wilber

Vivimos una época privilegiada, llena de maravillas y oportunidades, pero también cargada de dificultades y peligros.  Episodios hermosos en las vidas de las personas se cuentan por millones diariamente, pero también hay todavía demasiado dolor y desequilibrio en este instante en todo el mundo.  Los acontecimientos nacionales y planetarios son hoy día de tal intensidad que el tema de la consciencia es ya un imperativo práctico.  Y si queremos ayudar a encontrar soluciones viables, una de nuestras grandes responsabilidades actuales es contribuir con un pensamiento iluminado, con un amor consagrado y con una acción efectiva.

Sabemos que tienen que operarse cambios profundos si queremos lograr la elevación colectiva de la humanidad, pero frecuentemente olvidamos que todo debe empezar en nuestro propio corazón.  Si la principal causa del malestar mundial reside en la falta de consciencia de millones de seres humanos, la forma de desplazarla es elevándonos nosotros mismos con absoluta determinación y persistencia hacia niveles superiores de realización. Y ya importantes sectores de la actividad humana están dando ese salto, como veremos en estas páginas.

Década tras década la humanidad viene protagonizando una revolución invisible, muchas veces silenciosa, aparentemente desapercibida, y sin embargo dotada de un poder colosal.  Esta exposición pretende mostrar algunos de los elementos reveladores de esta revolución subjetiva, cuyos contornos se perfilan a medida que uno mismo se abre a las múltiples corrientes del pensamiento y la acción del ser humano, y a medida que descubre nuevos aspectos de su propia interioridad.  El universo de la consciencia está preñado de inmensas posibilidades y vale la pena estar dispuestos a cruzar por las más variadas experiencias físicas, emocionales, mentales y espirituales si queremos captar y utilizar en alguna medida su inmenso potencial transformador.

Cuando se reflexiona e investiga sobre la consciencia surgen centenares de temas directamente relacionados, todos los cuales vienen registrando progresos enormes: arte, filosofía, geopolítica, gobierno, religión, sentido empresarial, economía, psicología individual y social, biología, neurología, historia, ecología… y a medida que se avanza en los vínculos interdependientes entre estas y muchas otras disciplinas, desde las más teóricas y conceptuales hasta las más concretas y prácticas, se descubren hechos que nos revelan que éstos y otros campos de acción del ser humano son conexiones de un gran sistema único planetario pleno de belleza y sentido.

¿Qué está cambiado tan profundamente en estas y otras corrientes del pensamiento y la acción como para considerar que se está operando una verdadera revolución? ¿Cuáles son algunas de las características de los cambios en la consciencia? ¿Hacia dónde nos conduce? Me parece que algunos hechos que proporcionan indicios esclarecedores se pueden resumir así:

1.  La valoración dada por la humanidad actual al manejo del poder: cada vez se le exige mayor responsabilidad a las fuerzas políticas y a los dirigentes.

2.  El amor auténtico –sabio, inteligente, práctico– que encuentra más y mejores exponentes, individuales y grupales en los más variados sectores de la humanidad.

3.  El desarrollo de los asuntos prácticos del mundo lleva a una percpeción cada vez más clara y amplia de las implicaciones de la forma como es manejado el dinero a nivel planetario.

4.  La notoria búsqueda y encuentro de soluciones que permiten ir más allá los pares de opuestos.

5. El colosal desarrollo mental del ser humano como garantía para el futuro.  La ciencia, por ejemplo, nos ha disciplinado en cuanto a la consistencia, la cual es un peldaño necesario hacia una mayor consciencia.

6.  El sendero religioso, a medida que es trasmutado hacia una auténtica espiritualidad por más y más personas, alberga una enorme promesa de esperanza, intuida por quienes lo hemos recorrido.

7.  El sentido de organización de los asuntos humanos ha tenido un desarrollo excepcional en los últimos treinta años, como lo vemos en las muchas teorías y prácticas empresariales y organizacionales.

Tal florecimiento de éstas y otras tendencias en el mundo, interpretadas a la luz de nuestra vivencia interna, nos permite entrever que somos parte de un organismo viviente –Gaia, para muchos– que se descubre a sí mismo a través de nuestra propia percepción maravillada.  A esa consciencia una la humanidad, a través de sus pensadores de vanguardia la empieza a reconocer como el Espíritu Planetario. Veamos un poco más de cerca estos 7 hechos globales.

1.  El gobierno planetario

En el clima de las libertades políticas y económicas,
todo lo que suene a religioso o espiritual tiende
a resultar embarazoso. Eso ocurre porque tenemos
una visión mítica y empobrecida del Espíritu. 

Ken Wilber

A nivel de la opinión pública planetaria, cada vez más personas comprenden mejor su responsabilidad frente al poder, al constatar los efectos directos de la transparencia o no transparencia de los gobernantes.  La caída de gran parte de las dictaduras en las últimas décadas y el florecimietno de las democracias participativas son algunos signos reveladores.

Pese a toda apariencia, la humanidad ha avanzado muchísimo en la forma como los pueblos rigen sus destinos.  Si hacemos una rápida comparación con las formas de regencia de los grupos humanos de otras épocas con respecto a la nuestra, nos sorprenderemos al ver cuánto hemos progresado.  La democracia misma es un invento bastante reciente.  La mente humana, tanto en las masas humanas como en los pensadores, cada vez está más preparada para moverse con alguna habilidad dentro de los complejos hilos de las fuerzas políticas.  Todo movimiento político o gobierno que en verdad ponga primero los intereses de la gran familia humana es testimonio de una nueva consciencia.  Y a medida que más personas reclamamos consciencia y transparencia a los gobiernos, éstos necesariamente tendrán que demostrarla.

Es por esto que poco a poco los vínculos entre política y consciencia van quedando al descubierto: dirigentes como Gandhi o más recientemente Mandela o Vaclav Havel, presidente de la República Checa durante 13 años, muestran que es perfectamente posible una confluencia entre la habilidad política, la brillantez intelectual y el sentido de lo trascendente.  Un conocido documento de Havel, titulado “Hay que ponerle alma a la política” no es fruto de un eslogan demagógico sino de una poderosa experiencia.  En su libro Cartas a Olga nos dice:

Esa necesidad nuestra, irreprimible, de trascender los horizontes situacionales, de cuestionar, conocer, explorar, entender, buscar la esencia de las cosas, ¿qué otra cosa es esa necesidad sino otra de las formas de aquel anhelo interminable por recobrar la integridad perdida del ser, aquel anhelo del yo de regresar al ser?  ¿Qué otra cosa es sino ese anhelo intrínseco de despertar al propio ser oculto, adormilado, olvidado tantas veces, y a través de él alcanzar aquella plenitud e integridad de la existencia que nuestra intuición nos permite vislumbrar?

La consciencia política –cuando se empeña en servir íntegramente a la familia humana– puede ser y es profundamente espiritual, así sea ajena a ese discurso.  Fue por esto que muchas personas espiritualmente orientadas vimos con muy buenos ojos la labor de un dirigente como Mijail Gorbachov.

A medida que los pueblos han ido ganando espacios de valoración de la consciencia política, poco a poco surgen importantes grupos supranacionales.  En los niveles altos, década tras década se viene configurando una plataforma mundial en torno al poder, lo que ha permitido el surgimiento de una tribuna de la magnitud de la ONU.  Este organismo (cuyo poder apenas empieza a esbozarse, y cuya profunda reestructuración es una necesidad ampliamente reconocida) es símbolo y fruto de los triunfos políticos del ser humano, y su existencia da fe del gran progreso político y organizativo de la humanidad.

2.  Nuevas tendencias hacia la expresión del amor y la buena voluntad

El surgimiento de cientos de miles de organizaciones no gubernamentales y sin ánimo de lucro en todo el mundo durante las últimas décadas probablemente constituye el hecho social mas significativo de nuestro tiempo, si no de la entera historia. 
Lucio Capalbo

La humanidad ha avanzado y avanza y hacia expresiones más profundas y amplias del amor.  Milenios atrás, muchas de las formas de amor que hoy conocemos eran totalmente desconocidas. Las relaciones entre los seres humanos se cifraban en la crueldad, la posesión y el dominio e incluso en la esclavitud, para no hablar del canibalismo en algunas “culturas”.  Se podrá objetar que muchas relaciones se basan aún hoy en la explotación y el dominio, pero el hecho es que cada vez más personas repudian cualquier forma de injusticia.

Si comparamos objetivamente una imagen del hombre hace 3.000 años con el hombre de hoy, vemos que desde la base misma de la humanidad, las grandes masas humanas expresan ya esfuerzos conscientes por despertar al amor, como puede constatar quien trabaje hombro a hombro con ellas con genuina humildad.  En las gentes sencillas se encuentran permanentemente actos de heroísmo, entrega y amor, abriéndose paso muchas en ambientes densos y desoladores.

Y de las masas humanas, particularmente en los últimos cien años, grandes ejércitos de hombres de buena voluntad se han venido destacando en los más variados campos de la actividad humana, hasta convertirse en portadores de una expresión más amplia del amor: un amor capaz de trabajar en forma grupal e impersonal, centrado en el bienestar de los demás.  En el mundo que hoy vemos, del que tanto nos quejamos a veces, hay indelebles huellas del amor y el sacrificio de millones y millones de hombres y mujeres de buena voluntad.  El dolor compartido en todas las regiones del mundo ha sido y continúa siendo un gran catalizador. Y tanto el dolor como el amor adoptan las formas más insospechadas.  Donde quiera que haya dolor, sufrimiento, presión, limitación, muy cerca están también las grandes virtudes humanas: el sacrificio, el esfuerzo, el heroísmo y el amor.  La proliferación de ONG y organizaciones comunitarias y altruistas en el planeta es prueba de esto.  Los múltiples esfuerzos individuales y grupales hacia la expresión de la buena voluntad tienen el poder de “extraer de su lugar oculto a los exponentes del amor” como lo afirma la sabiduría antigua.

Lo que he podido comprender a través de lo estudiado y experimentado durante los últimos años muestra que, pese a toda apariencia, la humanidad sigue avanzando con firme voluntad hacia niveles aún más amplios y profundos de servicio como expresión práctica del amor.  Se dice que del gran ejército de hombres y mujeres de buena voluntad, ha venido emergiendo un grupo mundial conocido como el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, poderosa fuerza mundial conformada por millones de personas de los más variados campos de la actividad humana, todos unidos por una misma voluntad de servir a la humanidad.  No es una organización como las que conocemos habitualmente, ni tiene sede ni personal definido, y sin embargo constituye unorganismo que infunde savia vital a los más variados frentes de actividad del planeta, sean éstos de orden social, político, económico, religioso, artístico, científico, ecológico, educativo o humanitario. El libro La Conspiración de Acuario, de Marilyn Ferguson, muestra algunos indicios externos de lo que es el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. Los primeros delineamientos de este grupo mundial, dados a conocer al público, datan de 1936.

Tras los muchos sucesos ocurridos en la humanidad desde entonces, este grupo ha continuado creciendo día a día y prodigándose infatigablemente en sus tareas de servicio.  La Fundación Lucis, de Argentina[1], ha publicado un interesante libro, mostrando la esencia subjetiva de este grupo de servidores:

El Nuevo Grupo de Servidores del Mundo es un grupo interno conformado por millones de personas que no necesariamente pertenecen a una religión u organización definida pero que están compenetrados los unos con los otros.  Son extraídos de cada nación, raza y pueblo, y de todo color y escuela de pensamiento, y sin embargo hablan el mismo idioma, aprenden mediante los mismo símbolos, siguen el mismo sendero, han rechazado las mismas cosas no esenciales y han aislado el mismo conjunto de creencias esenciales.  Son los que comienzan a formar un nuevo orden social en el mundo.  Están organizando actualmente a las personas de buena voluntad en todo el mundo, explicándoles un programa definido y postulando una tribuna en la que tienen cabida todas las mujeres y hombres de buena voluntad.

Toda persona determinada a servir a la causa única de la humanidad, que evidencie buena voluntad, amor incluyente, sentido de los valores y esfuerzo para ayudar a forjar correctas relaciones entre los seres humanos, forma parte del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, así desconozca la existencia de este grupo.  Grandes Servidores trabajan ya hombro a hombro con nosotros, y aunque muchos de ellos trabajan detrás de la escena, se espera que paulatinamente algunos de ellos sean conocidos gradualmente en la palestra mundial.
3.  La forma como es concebida hoy la necesidad de redistribuir el dinero en el mundo.

Muchísimo ha avanzado la humanidad en lo que respecta a la generación de riqueza.  Y aunque la cuota de aprendizaje ha sido enorme y dolorosa –por ejemplo el lamentable deterioro de invaluables recursos naturales, o el marcado desequilibrio entre pocos descomunalmente ricos y muchos descomunalmente pobres– el pensamiento aunado y el clamor generalizado sin duda alguna continuará horadando el espejismo económico en aras de un manejo más justo del dinero.

El ser humano es activo por naturaleza.  La actividad del hombre ha estructurado el mundo tal como lo conocemos.  Como hemos dicho, es un mundo lleno de maravillas pero también de atrocidades.  Aunque no es el momento para ahondar en el tema, nos detendremos en uno de los aspectos que más han reflejado la naturaleza activa del hombre: el dinero, ese asunto tan presente detrás de muchos de los problemas actuales.

Una Ciencia relativamente nueva, como lo es la Economía, ha permitido poner al descubierto, con toda claridad, el grave desequilibrio económico entre unos hombres y otros, entre unas comunidades y otras, entre unos países y otros.  Tal desequilibrio se ampara en la injusticia, la inconsciencia y el consumismo (un consumismo que ha deteriorado en forma alarmante al planeta).  La herida es ya claramente visible, y cuanto más duele más nos impulsa a buscar soluciones inteligentes y prácticas.

Hay una percepción generalizada que nos impulsa a muchos hacia un pensamiento y una acción más comprometida con asumir más abiertamente nuestra responsabilidad frente a este hecho.  Se sabe ya que hay que buscar soluciones macro, pero se sabe también que ellas se alcanzarán a medida que cada uno de nosotros despierta a una consciencia activa frente al COMPARTIR.  Y esto nos lleva nuevamente a las muchas organizaciones comunitarias y ONG en todo el mundo empeñadas en ser catalizadoras de estos esfuerzos.  Así mismo, los medios y la opinión pública también están cada vez más pendientes de la forma como los gobiernos manejan los presupuestos.  Hay mucho por hacer, por supuesto, pero mucho se ha avanzado.

4.   Hilos luminosos por todas partes: más allá de las divergencias

La naturaleza conflictiva del ser humano, con las grandes lecciones por el dolor generado, pero con el gozo que trae la armonía y el amor que trasciende los pares de opuestos, nos ha obligado a descubrir fórmulas mediadoras y sabias, igualmente alejadas de los extremos. La incesante búsqueda de fórmulas de conciliación, armonización, cooperación, materializada por ejemplo mediante la presencia de incontables organizaciones comunitarias, muchas veces mediadoras entre el poder institucionalizado y las necesidades de las comunidades, es uno de los grandes indicios de que el espíritu humano está determinado a buscar –y ya está encontando en muchos casos– la armonía a través del conflicto.

Nos quejamos de muchas cosas en cuanto a la relación establecida entre los seres humanos, y con motivo, pero sin duda alguna hemos experimentado grandes progresos en la forma como interactuamos unos con otros.  Si usted observa imparcialmente las relaciones interpersonales que vive dentro de un día o semana normal y hace un recuento de la calidad humana de muchas de las personas con las que compartió, podrá comprobar la veracidad de mis observaciones.  ¡La vida cotidiana es un excelente laboratorio en el que se puede constatar el gran progreso alcanzado ya en la forma como nos relacionamos!

La nueva consciencia nos muestra nuevas y múltiples formas de comunicación y relación entre los seres humanos, las cuales afianzan el sentido de unidad y ayudan a superar barreras aparentemente insuperables.  El aporte de las comunicaciones (prensa, radio, televisión) es inmenso, e inventos revolucionarios como el de Internet está ayudando a cambiar la faz del mundo.  Las comunicaciones electrónicas, pese a sus muchas limitaciones y peligros, se erigen como redes neuronales del nuevo pensamiento planetario.  Al navegar en ese mar de información y de vínculos de información e interacción presentimos ya la dimensión de esta revolución electrónica y su participación dentro de la revolución de la consciencia, caracterizada por una notable interdependencia.
5.   El desarrollo mental y científico

El desarrollo de la ciencia en los últimos 50 años ha sido vertiginoso.  La humanidad ha avanzado a grandes pasos en esta expresión del poder del pensamiento.  Ha sido enorme el aporte de las disciplinas científicas, cuyo rigor ha permitido estructurar la base conceptual para los grandes adelantos actuales.  La ciencia se pregunta incluso sobre la consciencia misma.  El Center for Consciousness Studies en la Universidad de Arizona, por ejemplo, “fomenta la promoción de discusiones abiertas, científicamente rigurosas y sostenidas de todos los fenómenos relacionados con la experiencia de la consciencia, apoyando el desarrollo internacional e interdisciplinario de una ciencia de la consciencia, buscando nuevas vías para expresar y comprender las relaciones entre mente y materia”.

La ciencia, a través de muchos de sus más insignes científicos y pensadores, no ha podido menos que maravillarse ante la insondable inmensidad del conocimiento.  El discurso de muchos físicos de las últimas décadas, por ejemplo, se parece más al discurso de un místico que al de un científico. Y pensadores y visionarios de la talla de Ervin Laszlo, Ken Wilber o Stanislav Grof trascienden de tal manera el pensamiento científico que todavía son totalmente incomprendidos por muchos otros científicos y pensadores cristalizados en sus enfoques convencionales.  Pero es un hecho que la ciencia continúa abriéndose paso hacia una nueva consciencia, hacia una nueva visión de la existencia, tendiendo puentes cada vez más firmes entre la mente y el espíritu.

6.   Las iniciativas hacia una nueva Religión Mundial

No es fácil percibir las implicaciones globales del desarrollo del sentido religioso. La búsqueda de lo trascendente ha persistido a lo largo de los siglos en muchas culturas y este hecho merece una cuidadosa atención.  Pese a estar muchas indebidamente cristalizado, este sentido de búsqueda profunda es una de las garantías de que los nexos del ser humano con lo trascendente sí encuentran respuesta desde el reino mismo de lo trascendente.  Piénsese por ejemplo en Buda, Krishna o Cristo, como exponentes del pensamiento trascendente, como jalonadores de grandes procesos.  Piénsese, entonces en Aquél que puede venir, de hecho anunciado en diversas Escrituras.  Aquel que “viene, viene siempre”, como lo afirma bellamente Tagore en uno de sus poemas.  Aquel que, de reaparecer entre los hombres, seguramente trascenderá el lenguaje religioso y nos mostrará nuevos enfoques en la relación de la humanidad con los ámbitos de la consciencia trascendente.

El origen y función de las religiones ha sido uno de los grandes enigmas de la humanidad.  Esta ha sido una de las piezas más complejas del pasado y presente del hombre, y sus movimientos profundos son parte fundamental de la actual revolución de la consciencia.  La experiencia de muchos de nosotros como buscadores espirituales nos llevó a deambular durante un buen número de años por los laberintos religiosos, tanto cristianos como orientales, en busca de hilos conductores que nos ayudasen a comprender la Realidad y a transformarla.  El Espíritu de la época no sólo nos ha permitido explorar pacientemente algunos de estos senderos, con toda la disciplina posible, sino que a muchos de nosotros nos ha impulsado a trascenderlos.

Como cualquier otra manifestación del ser humano, la religión ha estado sometida a los más grandes errores: fanatismos, persecuciones religiosas sin precedentes, actitudes emocionales muchas veces irracionales e inconsistentes, etc.  Sin embargo, el hecho estadístico mundial en torno al espíritu religioso del hombre es revelador: hay miles de millones de practicantes de las más importantes religiones: cristianos, budistas, hindúes, mahometanos, judíos, etc.  Al observar sus elementos comunes vemos que en el centro de cada religión hay una gran figura espiritual, figura que nunca vino a establecer una religión propiamente, sino a ejemplificar una actitud frente a la existencia y la convivencia.  Cada uno de ellos mostró a la humanidad formas revolucionarias, acordes con la capacidad del hombre de ese momento, para acercarla a su esencia trascendente y divina.

Pero si algún punto es crucial en la actual revolución de la consciencia es el de la actitud de las religiones. Las contradicciones inherentes al sentido religioso superficialmente entendido son manifiestas, como lo testimonia la incapacidad de las religiones para abordar en forma racional y práctica los múltiples problemas de la humanidad.  Empezando por el hecho de que su propia naturaleza tiende a ser muchas veces cerrada y separatista, arrogante y prepotente.  No obstante, pese a las apariencias, me parece que la humanidad ha asimilado en buena medida la profundidad de la enseñanza de los grandes Maestros del Ser.  El mensaje de todos ellos, centrado en el amor, en el servicio, en la compasión y en la búsqueda de una relación real con lo trascendente ha calado en millones de personas.

Las religiones han cimentado además en el hombre una fundada esperanza en la venida de un Representante de Dios, un Mesías, un Enviado, un Mensajero, puesto que él mismo prometió que regresaría.  Él vino en momentos de gran necesidad del ser humano, para mostrarle que era posible encontrar una salida a sus laberintos, una respuesta a su llamado, y muchos seres humanos saben que Su capacidad de responder al llamado es latente en esta época.

En el Bhagavad Gita se nos dice que Krishna, por ejemplo, anunció hace 3000 años: “Siempre que haya un debilitamiento de la Ley y un crecimiento de la ilegalidad, Yo me manifiesto.  Para la salvación de los justos y la destrucción de aquellos que hacen el mal, para el firme establecimiento de la Ley, yo vuelvo a nacer edad tras edad”.  Millones de hindúes Lo esperan.  Y los hechos históricos han mostrado que esta promesa no ha sido incumplida: a los 500 años vino Buda.  Y Buda anunció la aparición de un Buda aún más avanzado, y a los 500 años se manifestó Cristo.  Y también Él insinuó que reaparecería.  En el Capítulo 24(6) de Mateo, cuando le pidieron alguna señal de Su venida, se nos dice que Cristo dijo: “Y oiréis guerras y rumores de guerras; mirad, que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin”.  Y en Mateo 24(44) nos dice: “También vosotros estad preparados, porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis”.

Por fortuna, el pensamiento del hombre ha evolucionado, sobre todo en sus niveles elevados, y si este Mensajero ha de venir –y muchos tenemos suficientes elementos como para saber que Su reaparición ante la Humanidad es perfectamente posible– será alguien capaz de expresar la potencia del pensamiento actual, aunada a la enorme exigencia de un amor aún más amplio e incluyente y de una voluntad más acorde con la voluntad del Espíritu Planetario.

Y así como el pensamiento del hombre también ha avanzado en grado superlativo, hoy en día se perfilan nuevas formas de acercamiento a la divinidad, formas que trascienden el lenguaje místico y religioso.  El esoterismo, por ejemplo, se abre paso con fuerza y muestra una potencia y una promesa de futuro sólo captada por quienes se han movido con suficiente profundidad en sus propuestas y prácticas.  Helena Petronila Blavatski y Alice Bailey, por ejemplo, testimonian y personifican un salto abismal en la consciencia y nuevos puentes de comunicación con Grandes Servidores que trabajan detrás del telón de los asuntos humanos.

7.   La nueva Visión Empresarial

El fenómeno de Internet ilustra los efectos de ese sentido de organización.  Los militares lo crearon pero los empresarios lo desarrollaron y hoy en día millones de personas lo empleamos.  (No temamos al aparente caos del Internet, pues “el proceso innovador es un proceso desordenado”, según afirman algunos empresarios).

La administración de los asuntos del planeta, particularmente desde el punto de vista organizativo, también viene experimentando avances vertiginosos.  Las ciencias administrativas y las disciplinas empresariales son demasiado nuevas todavía (hace cien años apenas se insinuaban) y aunque también este campo ha estado plagado de errores –el espíritu consumista y el consiguiente deterioro ambiental son dos de las atrocidades ocasionadas en buena parte por estas nuevas disciplinas– el pensamiento y la praxis empresarial sin duda alguna está siendo uno de los grandes instrumentos para la reorganización de los asuntos humanos.  No olvidemos que la Internet, por ejemplo, totalmente desconocida hace 30 años, ya muestra un inmenso poder vinculador planetario.  Esto ha sido fruto en buena medida de este espíritu organizativo que busca nuevas formas de reestructurar la forma de relacionarnos e incluso de hacer negocios.

También los empresarios se preguntan qué pasa en el planeta, en donde está el error, qué debe hacerse.  Y también ellos se están dando cuenta de que la clave reside en un nuevo paso en la consciencia.  En el sitio web http://www.bizspirit.com/ dedicado a Negocios y Consciencia, hemos encontrado un trabajo revelador: The Soul of Economies: Spiritual Evolution Goes to the Marketplace (El alma de la economía: la evolución espiritual acude al mercado).  Allí, Denise Breton y Christopher Largent muestran claramente algunos de los nuevos paradigmas económicos y administrativos.  “La familia administrativa necesita una mutación, que sólo puede provenir de un cambio en la consciencia.  No es cuestión de moral.  Es una cuestión práctica. El necesario sentido de la reciprocidad evidenciado hoy nos muestra que las relaciones han de verse holísticamente”.

Las siete corrientes enunciadas previamente, que trabajan en forma complementaria, se entretejen y elevan gradualmente hasta mostrarse como aspectos definidos de una misma consciencia planetaria.  De interacciones humanas aparentemente aisladas nos descubrimos como habitantes de una humanidad.  Del arte individual autocentrado ascendemos hacia el arte planetario.  De la ciencia arrogante y encerrada en sí misma crecemos hacia una ciencia holística e interdisciplinaria.  De un pensamiento religioso estrecho vislumbramos una nueva religión mundial.  Y de gobiernos centralizados y separatistas descubrimos la necesidad de buscar un gobierno planetario.

¿Cómo podemos avivar el fuego de esta revolución del amor y el pensamiento, de la voluntad y de la acción?  Persistiendo en un trabajo integral: (a) Ahondando con toda determinación hacia nuevas formas de relación con nuestra más sublime interioridad.  (b) Desarrollando una creciente capacidad para observar los asuntos mundiales desde una perspectiva global.  (c) Expresando ese sentido universal en forma práctica, cercana e inmediata, mediante el afianzamiento de unas correctas relaciones con los demás.

Hagamos que en lugar de estorbar al planeta y al universo seamos un soplo de vida y amor en este entorno.  Es necesaria la organización y la decisión de lucha de todos los que se ponen del lado de la vida.  Más allá de las declaraciones son necesarias la acciones cotidianas, por más simples e intranscendentes que pudieran parecer, pero al ser realizadas por millones y millones de mujeres y hombres en el mundo se convierten en la eterna fuente de vida.  Debemos saber comprometer en esta inconmensurable empresa todos los esfuerzos de los humanos de buena voluntad. 
Lic. Graciela Carmina Andrade García
Hacia una Carta de los Pueblos de la Tierra

——

Entre miles de sitios Web de individuos y grupos alineados con el propósito planetario,
he aquí algunos de ellos:

Consciencia planetaria
Kosmos Journal http://www.kosmosjournal.org/
Club de Budapest: http://www.clubofbudapest.org/
Iniciativas de Ervin Laszlo y otros pensadores y activistas de vanguardia:http://ervinlaszlo.com/   – http://worldshiftcouncil.org/
Manifiesto sobre el espiritu de la conciencia planetaria:http://humanismoyconectividad.wordpress.com/2008/08/18/manifiesto/
The Consciousness Revolution: A Transatlantic Dialogue: Stanislav Grof, Ervin Laszlo, and Peter Russell http://www.amazon.com/The-Consciousness-Revolution-Transatlantic-Stanislav/dp/1862045402

Ética Global
Center for Global Ethics    http://www.gmu.edu/centers/globalethics/
Center for Respect of Life and Environment
  http://www.crle.org/about.asp
Earth Charter    http://www.earthcharterinaction.org/content/
Earth Council
    http://ec2012.org/
Institute for Global Communication
  www.igc.apc.org
Institute for Global Ethics
  www.globalethics.org
State of the World Forum
  www.worldforum.org

Gobierno planetario y política
ONU – www.un.org
Artículo sobre Política y Espiritualidad – Ken Wilber  –http://www.yogakai.com/wilber5.htm
IPS – Instituto para la Sintesis Planetaria: http://www.ipsgeneva.com/espa/epresent.html

Nuevas tendencias hacia la expresión del amor, la paz y la buena voluntad
Buena Voluntad Mundial – www.lucistrust.org
Rotary International
 – www.rotary.org
Goi Foundation  http://www.goipeace.or.jp/

Redistribución del dinero en el mundo
The earth charter initiative http://www.earthcharterinaction.org/content/
Hacia la Carta de los Pueblos de la Tierra http://peoples-charter.rio20.net/2011/08/24/comentar-la-carta-de-los-pueblos/?lang=es

Más allá de las divergencias
Organizaciones Comunitarias: Una Expresión social de la Conciencia Planetaria:
Documento de Lucio Capalbo, Coordinador General de Fundación UNIDA  unida@ciudad.com.ar
http://www.pensamientocomplejo.com.ar/docs/files/_capalbo02_0803.pdf

Desarrollo mental y científico
Noetic Sciences  http://www.noetic.org/
Center for Consciousness Studies, University of Arizona –http://www.consciousness.arizona.edu/ Peter Russesl, visionario:http://www.peterrussell.com/SG/Ch6.php

Otros enfoques religiosos
United Religions Initiative: http://www.uri.org/
Interfaith Voices for Peace and Justice – www.origin.org
International Interfaith Centre – http://interfaithcenter.org/
United Communities of Spirit – www.origin.org/ucs.htm
World Network of Religious Futurists  www.wnrf.org
World Scripture Archive   www.unification.net/ws/

Nueva visión empresarial
Business and Consciousness – http://www.bizspirit.com/
The Soul of Economics – Chris Largent & Denise Breton:http://www.bizspirit.com/bsj/archive/articles/LargentBreton4.html
Valores y liderazgo empresarial – Jorge Yarce – Instituhttp://www.liderazgo.org.co/JorgeYarce/index.html
Instituto Latinoamericano de Liderazgo (ILL)
The World Business Academy – http://www.worldbusiness.org/

Internet al servicio de la Consciencia
Global Consciusness Project   http://noosphere.princeton.edu/
Cluetrain:  The powerful global conversation has begun:

http://en.wikipedia.org/wiki/The_Cluetrain_Manifesto

Awakening Technology http://www.awakentech.com/AT/Awaken.nsf/Documents?OpenView
Principia Cybernetica Web – http://pespmc1.vub.ac.be/


[1] Esta publicación se puede solicitar a: Fundación Lucis, Rodriguez Peña 208, piso 4º 1020, Buenos Aire, Argentina.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: