Inicio » Documentos » Assagioli

Assagioli

La alegría, una técnica de Psicosíntesis
por Roberto Assagioli

 Assagioli


Este tema puede producir algo de sorpresa y hacer que el lector se pregunte cómo la alegría, que es un estado mental o una actitud interna, pueda ser considerada una “técnica”.  Espero mostrar que la alegría puede verdaderamente ser una técnica o, más precisamente, puede ser estimulada, desarrollada y mantenida mediante ejercicios psicológicos.  ¡Qué enormemente se necesita, especialmente en la actualidad!  Este tema tiene una conexión directa con el de la Voluntad.

Esta última anotación necesita ser aclarada.  Se puede objetar que la alegría es un estado mental que o bien uno lo tiene o no lo tiene;  no puede ser generado artificialmente a través de la voluntad.  Esta objeción hace surgir todo el problema de las relaciones entre la voluntad y las demás funciones  psicológicas y actividades en general, y con las emociones y sentimientos en particular.  Es verdad que un cambio en el estado mental no puede ser provocado por una imposición directa de la voluntad. Una imposición perentoria y represiva de la voluntad puede producir reacciones contrarias y fallar en su propósito. Este es el error de los moralistas y educadores autoritarios que usan métodos basados en las prohibiciones, amenazas, condenas y castigos.  En contraste, la aplicación de técnicas psicológicas adecuadas, guiadas por una voluntad iluminada y hábil, puede actuar poderosamente sobre todas las funciones psicológicas y puede cambiar la tendencia de un estado mental.  Emprenderé la demostración de esto en lo que concierne a la alegría.

Es innecesario realizar una definición teórica de la alegría.  Todo el mundo sabe, más o menos, lo que es.  Además, en el campo de la psicología las definiciones sirven muy poco, porque se llega al conocimiento de los hechos psicológicos principalmente a través de la experiencia directa.  Por otro lado, puede ser de ayuda indicar algunas de las características de la alegría y hacer algunos breves comentarios sobre sus asociaciones con otros estados mentales y actividades internas.

La alegría tiene vínculos estrechos y afinidades con elhumor.  He hablado sobre la naturaleza del humor y sus usos en la monografía Sabiduría Sonriente.  Hablando en broma, uno puede llamar a la alegría, un “hermano menor” del humor:  uno tiende a despertar al otro y animar su aparición.  Pero son bastante diferentes, como queda revelado por el hecho de que puede haber humor sin alegría y alegría vacía de humor.  El último puede ser satírico, irónico, a veces mordiente.  La alegría, por el contrario, es serena, buena por naturaleza y sonriente.

De forma similar, la alegría puede ser considerada el hermano menor del disfrute.  La alegría abre el camino al disfrute y promueve sus manifestaciones.  Y al revés, el disfrute incluye el estado mental que es la alegría (me referiré a esto más tarde cuando trate del disfrute Franciscano). De nuevo, la alegría tiene una asociación cercana al juego.  Jugar promueve la alegría y ésta a su vez, estimula al juego.

Vamos a examinar la cosa práctica:  ¿cómo puede la alegría ser estimulada, cultivada y mantenida?  Hay dos grupos de métodos. En un grupo están las técnicas para eliminar los obstáculos a su expresión;  en el otro, aquellas cuyo objetivo es evocarla directamente.  La irritación constituye uno de los mayores obstáculos.  Pero luchar contra la irritación con una intervención de la voluntad, no funciona, o si funciona momentáneamente, puede tener efectos dañinos y producir reacciones violentas.  La forma más directa de eliminar la irritación y la hostilidad y el impulso agresivo asociados a ella, es descargarla mediante actividades inofensivas que tengan un significado simbólico:  como cortar madera, rasgar periódicos y similares, aporrear una cama o dar puñetazos a un balón.  Una forma más fiable y diría más cultivada de hacerlo, es la que se describe en un reciente artículo del Reader’s Digest por A. y S. Mydans, But What Sort of People Are These Japanese?  (“Pero, ¿qué tipo de gente son esos japoneses?).

“En Japón se le da mucha importancia al auto-control individual o en grupo.  La ultra-moderna planta Eléctrica Matsushita mantiene reservada una habitación para los trabajadores que albergan sentimientos reprimidos, donde pueden ir y recuperar el auto-control.  Cualquiera que sienta la necesidad, puede dejar su trabajo con este objetivo, y quince o veinte personas pueden usar esta habitación diariamente.  Contiene dos muñecos cubiertos con pesadas lonas y bastones para golpearlas.  Al más pequeño de los muñecos se le ha golpeado tanto, que la estructura de metal que forma la cabeza es visible a través del relleno de paja, y el vientre tiene un gran agujero en la envoltura.  El muñeco no representa un superior, sino el yo del que golpea”.

Otra forma de descargar la irritabilidad es escribir cartas recriminadoras, críticas e incluso abusivas, a las personas que han despertado nuestra hostilidad, y después no cursarlas.  Todas estas formas son efectivas, porque las satisfacciones simbólicas son tan gratificantes como las reales.

El método usado en Japón tiene un valor adicional en tanto en cuanto permite que la irritabilidad y hostilidad hacia nosotros mismos salgan a la superficie y entonces descargarlas.  Esto tiene una importancia real, ya que un mecanismo inconsciente asociado puede fácilmente infligir un auto-castigo que puede desarrollar formas extremas.  Es, en realidad, una cuestión de reacciones contra una parte de nosotros mismos que querríamos no tener. Hacerlo objetivo sobre un muñeco es una buena forma de liberarnos de ello.

Pero hay otros métodos mejores o más directos disponibles después, o además, de la aplicación del método de la descarga.  Se puede decir que la descarga elimina la irritabilidad del momento, pero para llegar a sus raíces, se puede proceder de la manera siguiente:  primero de todo, examinar críticamente y reflexionar sobre los efectos dañinos que la ira nos produce.  Estos han sido definidos así: “La ira es el precio que pagamos por las faltas de otros”.  El reconocimiento de la inutilidad de la ira está sucintamente expresado en el proverbio chino: “Si hay remedio, ¿por qué enfadarse?. Y si no hay remedio, ¿de qué sirve enfadarse?”

La crítica es una de las formas de expresar hostilidad.  Habiendo hablado de esto en otras ocasiones, me limitaré aquí a citar lo que dijo Henry Ford: “No encuentres defectos, encuentra soluciones. Todos podemos quejarnos”.  Mucho de nuestro malhumor, mucho de nuestro sufrimiento e infelicidad, tienen su origen en las críticas de otras personas, debido a la importancia que le damos a su opinión sobre nosotros.  Esta es realmente una de las cosas más inútiles que se pueden hacer. A menudo somos objeto de las críticas, así que ¡es mejor conocerlas y aceptarlas desde el principio!.  Un texto Budista, el Dhammapada, que data de varios siglos antes de Cristo, constata: “Este es un antiguo proverbio, ¡oh Atula!. Critican a aquellos que hablan, critican a aquellos que están en silencio e incluso aquellos que hablan poco son criticados; nadie en el mundo deja de ser censurado”

Otro proverbio que ayuda a conquistar esta tendencia: “Ellos dicen.  ¿Qué dicen ellos?. ¡Déjales que digan!”.  Y finalmente, un proverbio Oriental: “Los perros ladran, la caravana pasa”.

Una manera efectiva de alcanzar una actitud de no-reacción, tanto interna como externa, hacia aquellos que son hostiles o aquellos considerados como enemigos, es reconocer lo útiles que son.  Como ha dicho Inayat Khan; “Mis amigos me envía a dormir, mis enemigos me mantienen despierto.”  Adler era un psicoterapeuta que se dedicó con devoción especialmente a promover las correctas relaciones humanas a través de eliminar la auto-afirmación hostil. Escribió estas sutiles palabras: “Mis enemigos siempre me han bendecido.  Cuando no contradicen mis ideas, se las llevan y claman que son suyas, pero de esta forma les dan más amplia diseminación.  Si lo que creo que he descubierto es llamado Freudiano o no, no me importa.  Creo que es verdad y de utilidad permanente para la humanidad y esto me hace feliz.”  Así que reconozcamos entonces la utilidad de los “enemigos”.  Además, la animosidad necesita a dos; si alguien es mi enemigo y yo no soy su enemigo, no hay animosidad.

Otro serio obstáculo a la alegría es la conmiseración con uno mismo.  En otras palabras, la autocompasión.  Muy extendida y dañina, va frecuentemente acompañada por un insano sentimiento de complacencia.  Proporciona el terreno para que broten otras reacciones negativas:  la envidia, el resentimiento, los impulsos de revancha.  Se puede luchar contra y eliminar la autocompasión mediante el reconocimiento de la dolorosa naturaleza de la condición humana universal, y especialmente pensando en el enorme número de seres humanos que están sufriendo mucho más de lo que sufrimos nosotros (los enfermos, los prisioneros, los aislados y los desamparados).  Las líneas del dramaturgo italiano Metastasio, expresan de una forma sencilla una gran verdad: “Si la angustia estuviese escrita en la frente, muchos de los que son envidiados despertarían compasión”.

Otro obstáculo a la alegría, que es menor pero continúa siendo muy común, es la impaciencia.  Un proverbio chino lo expresa así: “Viendo un huevo, uno espera oírlo cantar”.  Así, una de las técnicas psicológicas a desarrollar, es el “arte de esperar”.

Un obstáculo mayor a la alegría, es la preocupación.  También se puede decir mucho sobre este asunto, pero no lo haré en esta ocasión.  La idea está bien expresada en el dicho: “Hoy es que mañana te estuviste preocupando tanto ayer”.

Entre otros obstáculos a la alegría, no para todos pero sí para muchos, es el apego a la tristeza, encontrar satisfacción en la tristeza.  Aparte de las causas personales de esta forma de rechazo de la alegría, hay un número de causas compartidas o culturales que deben ser claramente vistas si se tienen que eliminar.  Una es el negativismo filosófico que concibe al hombre como alienado, como la víctima de fuerzas externas, como condenado al sufrimiento y como haciendo bien cuanto más sufre y por lo tanto, reconociendo con ojos complacientes su miserable estado.  Según esta línea de razonamiento, dado que el sufrimiento es lo que le toca al hombre, el sufrimiento autoconsciente es la forma más heroica e intelectualmente honesta de dirigir la propia vida.  La proposición de tal posición está basada en ciertas suposiciones que, siendo erróneas, son concebidas como axiomáticas.  Afortunadamente, sin embargo, tales líneas erróneas de pensamiento se están volviendo obsoletas a medida que más y más gente empieza a ver la existencia de una comunión natural entre el hombre y los diversos aspectos de la realidad:  me refiero a un rango de tendencias desde el movimiento ecologista por una mano y el interés en las religiones Orientales por otra. Hasta la propia concepción del hombre de sí mismo, la piscología humanista y las variedades más positivas de existencialismo están ayudando a abrir la perspectiva del hombre a las fuerzas positivas y creativas dentro de él.

En este punto estaría bien reconocer que, como con todas las buenas cualidades, la alegría puede ser excesiva e inapropiada.  La vida mantiene situaciones serias, denso sufrimiento, problemas humanos, individuales y colectivos, que la alegría no puede resolver.  Deben ser considerados y enfrentados con la debida seriedad, pero tal seriedad debería ser reservada solamente para ellos.  Nos tomamos fácilmente tantas cosas en serio que no lo garantizan.  Nosotros malgastamos, por decirlo así, nuestro capital de seriedad de forma que no hay suficiente para las cosas verdaderamente importantes.  Por lo tanto, la regla es: la seriedad en todo aquello que lo merezca y lo pida, y para el resto, alegría.

Llegamos ahora a las técnicas activas para el desarrollo de la alegría.  El método general es cultivar los estados mentales y los sentimientos antítesis de aquellos que la bloquean, y también estimular aquellos que directamente la expresan. Como en el caso de todas las otras cualidades que deseamos desarrollar, es una cuestión de abrirse uno mismo a las influencias que emanan las cualidades deseadas.  De la misma manera que nos podemos exponer a influencias físicas beneficiosas, aire, luz solar, rayos ultravioleta, etc., igual podemos y deberíamos abrirnos intencionadamente a fuerzas espirituales y psicológicas beneficiosas.  Hay numerosas formas de hacerlo.  La más simple y sencilla es leer libros adecuados o escuchar música adecuada.   Hay muchos libros que puede evocar la alegría.  Entre ellos están las novelas de P.G. Wodehouse, llenas de humor picante pero simpático.  El autor juega con aspectos cómicos, la debilidad y la estupidez  de un amplio rango de caracteres en la “comedia humana”. Con imparcialidad sonriente, hace que nobles y plebeyos, chicas y hombres jóvenes enamorados, artistas e intelectuales, editores y gánsteres, ingleses, americanos, franceses… entran en escena.  Debería hacerse una mención especial a Leave it to Smith (“Déjaselo a Smith”), en la cual el héroe circula entre aquellos caracteres con un buen humor perpetuo y se libera de forma inteligente de una serie de situaciones difíciles y complicadas.  Smith es probablemente un modelo idealizado del autor.

En algunos humoristas de estatura superior, hay una fuerte tensión de sátira mordiente, como enSwift, o un sentido de compasión, como en el libro de Manzoni I Promessi Sposi, * mientras que en otras la sátira permanece de buen humor y sonriente, como en los trabajos de Horace.  En la esfera de la música, la vivacidad y la serenidad son características constantes de las piezas de Haydn, mientras que la broma que Wagner pone en Die Meister Singer de los compositores académicos, es realmente divertida.  Pero quizá la obra maestra de humor musical es El Barbero de Sevilla, de Rossini. La auto glorificación de Fígaro es irresistiblemente graciosa.  A un nivel más modesto, no faltan canciones para “suavizar el entrecejo fruncido” y traer una sonrisa a los labios apretados.  Estas piezas son un buen antídoto en momentos de depresión, irritabilidad o mal humor.

Otra técnica, tan efectiva como sencilla y fácil de realizar, involucra el uso de PalabrasEvocadoras. Utiliza una serie de cartas, cada una impresa con el nombre de una cualidad buena y positiva.  Estas cartas, colocadas en posiciones fácilmente accesibles a la vista de una persona, tienden a evocar en él las correspondientes cualidades.  Frases, aforismos e imágenes adecuadas, pueden ser usadas con el mismo propósito (2).  Hay otro Ejercicio de Psicosíntesis establecido, por el cual la alegría puede ser evocada directamente y cultivada metódicamente. En el Ejercicio para Evocar la Serenidad, la alegría puede ser sustituida por serenidad. Modificado así, una descripción de este ejercicio se adjunta como apéndice al final de este texto.

Pero el método fundamental de neutralizar tanto la rebelión como la auto-compasión, es la aceptación.  No una aceptación pasiva o una sumisión resignada, sino una aceptación inicial,  seguida por el logro de lo que es posible –si, y cuando lo es- altera la situación. Un buen ejemplo:  un anciano siempre estaba alegre a pesar de todos los problemas que había tenido.  Su respuesta a aquellos que le preguntaban cómo se las arreglaba para mantenerse alegre y calmado, era:  “He aprendido a colaborar con lo inevitable”.  ¡Qué sabiduría hay en esas palabras!. Una expresión algo ingenua pero fundamentalmente acertada, es atribuida a una discípula de Emerson, que se le acercó un día y anunció:  “Acepto el universo”.  Emerson la miró por un momento y replicó:   “Más te vale!”

Actuar “como si” es otra técnica psicológica de lo más útil.  Hay muchas ocasiones cuando no hay tiempo de neutralizar un estado mental, tales como la depresión o la irritabilidad, y en las que no obstante debemos dominar la situación al momento.  Este es el momento de comportarse como si el humor no existiera. Sonreír, hablar amablemente a la persona a la que querríamos tratar mal no es un remedio radical, pero es efectivo.  Desviar nuestra atención de un estado mental nos ayuda a desidentificarnos de él y reducirlo. Pero principalmente elimina los círculos viciosos que a menudo creamos en formas tales como: Estamos irritados y conscientes de ello; entonces estamos irritados con nosotros mismos por estar irritados; somos conscientes de que es una estupidez y esto aumenta nuestra irritabilidad; ¡y así sucesivamente!  La misma cosa sucede con la depresión:  la conciencia de estar deprimido deprime más a uno, etcétera.  Si, sin embargo, uno desvía la atención y la dirige hacia el estado psicológico opuesto, y si uno actúa como si no estuviese deprimido, el estado negativo se reduce y se controla temporalmente.  La aplicación de esta técnica “como si”, puede extenderse aún más a cultivar la felicidad y la alegría internas, a pesar del sufrimiento.    No se espera que haya eliminación del sufrimiento, pero un estado mental sereno y positivo se puede mantener durante el dolor.  La multiplicidad psicológica de la mente humana hace eso posible porque nuestras diferentes partes pueden, y generalmente lo hacen, funcionar independientemente una de otra.  Esto ha sido sucintamente expresado por el filósofo Campanella en las palabras “En carne afligido, en disposición feliz”.  Mientras el cuerpo sufre, la mente puede permanecer serena, incluso feliz.  Para conseguir esto, es necesario no identificarse uno mismo con el propio cuerpo, sino mirarlo como el instrumento que es –en la amable frase de San Francisco: “Hermano Asno”.

Esto conduce a la consideración de la alegría Franciscana.  Aunque San Francisco sufría mucho, era feliz y animaba la felicidad en sus frailes.  Solía decirles que debían ser “bufones de Dios”, para arrastrar las almas a Dios.  De hecho, el gozo, el contento y la alegría, son magnéticos.  Un episodio significativo en la vida de San Francisco indica cómo, cuando él estaba buscando un sitio donde establecer un monasterio, vino a Chiusi en Toscana.  Dio un sermón en la residencia de Orlando, Conde de Chiusi, sobre el tema: “Tan grande es lo Bueno que yo estoy esperando que todo dolor es gozoso para mí”.  Su discurso causó tal impresión que el Conde Orlando le ofreció el Monte de La Verna para este propósito.  Esto llevó a la construcción de lo que hoy es un santuario Franciscano solamente segundo en importancia respecto de Asís.

Otro método de cultivar la alegría serena tiene que ver con el reconocimiento de la naturaleza relativade un evento, la apreciación de que los sucesos a menudo tienen efectos imprevistos e incluso contrarios a lo que momentáneamente parecen ser. Esto es remarcado en una parábola China citada por Lin Yutang en su libro La Importancia de Vivir:  un día un anciano campesino estando con su hijo en la cima de una montaña, perdió su caballo.  Sus vecinos le mostraban su simpatía por su infortunado evento, pero él replicó: “¿Cómo podéis decir si esto es una desgracia?”  Algunos días más tarde, su caballo volvió guiando a unos cuantos caballos.  Los vecinos ahora querían felicitarle por su golpe de buena fortuna.  También esta vez el anciano replicó: “¿Cómo podéis decir si esto es un golpe de suerte?” El hijo empezó a montar esos caballos y un día se rompió una pierna.  La respuesta del anciano a la condolencia de sus vecinos esta vez, fue: “¿Cómo sabéis que esto es una desgracia?”  Un poco más tarde estalló la guerra, y el hijo, estando discapacitado, evitó tomar parte en ella.

Tengamos siempre esta relatividad en la mente.

La efectividad de una actitud sonriente, positiva hacia la vida, ha sido expresada así por Inayat Khan: “Aquel que mira la vida con horror está sometido a la vida; aquel que se toma la vida seriamente, está dentro de la vida; aquel que saluda a la vida con una feliz sonrisa, se eleva por encima del mundo”.

Debería hablar ahora de las aplicaciones de la alegría, pero puedo hacerlo sólo brevemente. En psicoterapia, la alegría tiene un amplio rango de aplicaciones, ya que una gran parte de las alteraciones psicosomáticas y psicológicas tienen sus raíces en las causas que he estado discutiendo: la irritabilidad, resentimiento, depresión, victimismo.  Así, es evidente que la alegría es curativa hasta donde podamos eliminar esas reacciones emocionales.

Insistiré un poquito más sobre la aplicación de las relaciones sociales e interpersonales.  La alegría es un factor indispensable en la vida familiar.  Mucha infelicidad, verdaderamente la mayor parte de fallos familiares (separaciones, divorcios) deben su origen a la atmósfera de malhumor, crítica, exigencias, a las cuales me he referido.  La alegría puede decirse que es un lubricante del mecanismo de la vida interindividual, especialmente las relaciones íntimas de la familia.

Hay un punto importante sobre las relaciones interpersonales que ha sido enfatizado por Paul Tournier, uno de los pioneros en la nueva medicina humanística.  Es que es necesario no asegurar nunca que uno tiene la razón, y sobre todo cuando uno tiene o cree que tiene la razón. Tournier dice “Tener la razón es peligroso, siempre ha sido la fuente de toda intolerancia”. Yo recomiendo fuertemente esta valiosa máxima.  Cuando uno no tiene la razón, puede asumirlo; pero cuando uno tiene la razón y hace valer este hecho, el resultado es el conflicto.  Demostrar a otros que uno tiene la razón es, de hecho, humillarles; es ofender su vanidad y su prestigio, y así crear reacciones hostiles.

Las buenas relaciones humanas en general están generadas y fomentadas por la alegría.  Se ha dicho: “La sonrisa es un arma muy poderosa.  Puede incluso romper el hielo”.  Se oye mucho en la actualidad sobre el aislamiento y la falta de comunicación. Bien, una amable sonrisa puede ayudar a demoler las barreras artificiales construidas por la falta de confianza, la sospecha y el miedo a ser mal interpretado.

La alegría, el humor en general, debería ser aplicado constantemente en la enseñanza de todos los temas.  Las lecciones –y esto es especialmente verdad en las escuelas de secundaria- se dan demasiado a menudo de tal manera, que hacen un aburrimiento de lo que debería ser interesante y placentero.  Todo podría ser enseñado de una forma atractiva e incluso divertida, obteniendo así la cooperación del inconsciente, al cual las ideas deben penetrar si tienen que ser asimiladas y mantenidas disponibles.  Lo que aburre al inconsciente no se registra. Existen algunos libros de texto basados en esta ley psicológica, incluso para las matemáticas, un tema en el que parecería que aplicarla sería difícil. Pero estos libros son pocos y poco usados.

Otro departamento importante en el cual la alegría debería hallar amplia aplicación, es la de relaciones humanas en la vida social, especialmente la asociación “jerárquica” entre el jefe y sus subordinados en todos los campos:  oficinas gubernamentales, las militares y de negocios de todos los tipos.  Esto se extiende a las familias también, en las cuales la alegría puede reducir muchos conflictos entre padres e hijos. Las aplicaciones son evidentes y no necesitan explicación, pero simplemente recordaré una pequeña historia que ilustra las consecuencias del malhumor.  Una mañana, un Ministro tuvo una pelea con su mujer, que fue quien tuvo la última palabra.  Al llegar a su ministerio todavía estaba furioso, envió a buscar al Vice-Secretario y lo regañó  Este último, no siendo capaz, como subordinado, de responder, se marchó con rabia y le dio una reprimenda al jefe ejecutivo, quien la pasó al superintendente, y así sucesivamente toda la línea hasta que llegó al portero.  No teniendo a nadie  por debajo de él a quien echar la culpa, le dio una patada al gato del Ministro.  Podemos imaginar la atmósfera que había ese día en el Ministerio y la forma como su personal funcionaba.   Si el Ministro en cuestión se hubiera aprovechado de alguna de las técnicas psicológicas para descargar la agresividad, o si por lo menos hubiera querido y sabido cómo comportarse como si hubiera estado de buen humor, la atmósfera del ministerio hubiera sido muy diferente.  Todos los empleados hubieran hecho mejor trabajo por el bien de la nación… y el gato habría salido ileso.  La moraleja de este pequeño cuento puede poner de relieve cómo de necesaria es la alegría también en el campo de la política.  Es apabullantemente sencillo darse cuenta de que si todos los que mandan tuvieran una disposición alegre, sería de gran ayuda para evitar las guerras.

Otra aproximación acertada para gente en posiciones elevadas, políticas o de otra clase, es cultivar el sentido de la proporción.  El estudio de la astronomía, -observación de los cielos estrellados, imágenes de constelaciones y galaxias- conduce a esto.  Fue un método que Theodore Roosevelt usó espontáneamente cuando era Presidente de los Estados Unidos. Un amigo suyo, el naturalista Begbie, relata: “Roosevelt y yo solíamos jugar un pequeño juego juntos.  Después de hablar durante una noche, teníamos que salir fuera, al césped, y buscar en los cielos hasta que hallásemos el débil punto de luz nebulosa detrás de la esquina izquierda inferior del Gran Pegaso.  Entonces, el uno o el otro de nosotros, tenía que recitar, “Esta es la Galaxia Espiral en la Constelación de Andrómeda.  Es tan grande como nuestra Vía Láctea.  Está formada por cientos de millones de soles, cada uno más grande que el nuestro”.  Entonces, Roosevelt me sonreiría abiertamente y diría “¡Ahora creo que somos suficientemente pequeños!. Vámonos a la cama.”

Para equilibrar esto, sin embargo, está bien reconocer y recordar el valor de cada ser humano y de cada una de sus actividades, sea lo humilde que sea.  Esto nos ayuda a llevar buena voluntad y alegría para soportar hacer cualquier cosa, incluso aunque sea pesada y aburrida.  Aunque parezca muy insignificante en sí, una actividad es en realidad tan necesaria como las acciones más prominentes que parecen más importantes. Esta apreciación equilibrada y la resultante buena disposición interna están bien ilustradas por la historia de los tres canteros.  Un visitante a un lugar donde se estaba construyendo una de las catedrales medievales, preguntó a un cantero lo que estaba haciendo.  “¿No lo ve?”, replicó este último ácidamente, “estoy cortando piedras”, mostrando así su disgusto de lo que él consideraba un trabajo desagradable y sin valor.  El visitante continuó e hizo la misma pregunta a otro cantero. “Me estoy ganando la vida para mí y para mi familia”, replicó el trabajador de una forma atemperada que reflejaba una cierta satisfacción.  Mas allá, el visitante paró a un tercer cantero y le preguntó: “Y usted, que está haciendo?”.  Este tercer cantero replicó gozosamente: “Estoy construyendo una catedral”.  Había atrapado el significado y propósito de su trabajo; era consciente de que su humilde trabajo era tan necesario como el del arquitecto, y en cierto sentido, tenía el mismo valor.  Por lo tanto, realizaba su trabajo no solamente voluntariosamente, sino con entusiasmo.

Recordemos el ejemplo del sabio trabajador.  Reconozcamos y seamos siempre conscientes de que, por muy limitada que nuestra habilidad parezca, por muy modestos y humildes que sean nuestros deberes, en realidad son partículas de una Vida mayor. Estamos participando en la revelación del Plan Cósmico, “colaborando con Dios”. Ese reconocimiento nos permitirá aceptar cada situación, desempeñar cualquier tarea, voluntariosamente, y con alegría.

  1.  Este artículo esta adaptado de una conferencia en el curso anual de lecciones sobre Psicosíntesis realizada en el Istituto di Psicosintesi, Florencia, Italia.
  2. Ver el panfleto “La técnica de las palabras evocadoras” disponible en la Psychosynthesis Research Foundation.

*Traducido al inglés como The Betrothed

EJERCICIO PARA EVOCAR LA ALEGRÍA

  1. Relaja toda la tensión muscular y nerviosa.  Respira lentamente y rítmicamente, expresa alegría mediante una sonrisa (mirarse en un espejo o visualizarse a uno mismo haciéndolo, nos ayudará a asumir esta expresión)
  2. Reflexiona sobre la alegría, consciente de su valor y utilidad, especialmente en nuestro agitado mundo moderno. Apréciala y deséala.
  3. Evoca la alegría directamente pronunciando la palabra varias veces.
  4. Imagínate a ti mismo en circunstancias que te preocupan o que te irritan; por ejemplo, en presencia de personas poco amigables, teniendo que resolver un problema difícil, obligado a hacer varias cosas rápidamente o encontrándote en peligro, y sin embargo, mantenerte alegre.
  5. Planea permanecer alegre todo el día, ser un  vivo ejemplo de la alegría, irradiar alegría.  Este ejercicio se puede hacer (con las modificaciones adecuadas), no solamente para la alegría sino también para otras cualidades: valor, gozo, paciencia, voluntad, etc.

Este ejercicio está basado en el Ejercicio para Evocar Serenidad, publicado en el libro Psicosíntesis: A Manual of Principles and Techniques  (Un Manual de Principios y Técnicas) N.Y.: Hobbs, Dorman, 1965; paperback-Viking Press, 1971.

Artículo publicado en 1973 en la edición 33 de la revista de Psychosynthesis Research Foundation.
Fuente: http://www.escuelahuber.org/psicologia/psico056.htm.
Traducido del inglés por Alicia Garcia. Fuente: http://www.psykosyntese.dk/a-178/.
Ver todos los artículos de psicosíntesis en Kentaur Training: http://www.psykosyntese.dk/k-62/


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: