Inicio » Mis Libros » Ajedrez para niños

Ajedrez para niños

Escrito en coautoría con el Maestro Internacional y Campeón Colombiano Johann Echavarría.

Libro de formato grande, tapa dura, bellamente ilustrado por Catalina Acelas

carc3a1tula-escaneada-libro-ajedrez

Lo que se sabe realmente sobre el origen del ajedrez es que hace aproximadamente 2500 años fue inventado un juego en la India, denominado “chaturanga”. Era practicado entre cuatro jugadores, sobre un tablero de 64 casillas de un mismo color, y se empleaban los dados. Con el paso de los años este juego fue llevado por los viajeros de país en país, y muchas veces quienes lo aprendían le cambiaban el nombre y las reglas, enriqueciéndolo aún más.

Los que más se entusiasmaron con el juego fueron los persas, hace cerca de mil años. Ellos le hicieron importantes modificaciones: le suprimieron los dados e hicieron que el enfrentamiento fuera entre dos ejércitos, con 16 figuras cada uno. Lo llamaron “ash chatranj”. Luego los árabes conocieron el juego, se aficionaron enormemente y le cambiaron el nombre por el de “ash shatranj”. Ellos lo llevaron a Europa, hace más o menos 600 años, y desde entonces se practican las reglas que hoy conocemos, con pequeñas adaptaciones, entre ellas el enroque y las casillas blancas y negras. En España, lugar de entrada de los árabes a Europa, el juego tuvo varios nombres: “acedrex” y posteriormente “axedres” y “axedrez”. Era un juego sólo para la aristocracia y saber jugarlo era uno de los requisitos para convertirse en auténtico caballero.

pc3a1gina-libro-ajedrez1

Una conocida leyenda afirma que existió un país llamado Taligana el cual fue invadido por un reino enemigo. Iadava, rey de Taligana, para defenderse de sus invasores envió a los mejores guerreros del reino, incluyendo a su hijo, el príncipe Adjamir, a combatir por su pueblo. Los leales soldados finalmente lograron que el invasor se rindiera, pero el príncipe Adjamir murió en forma heroica en los campos de batalla. Cuando terminó la guerra hubo alegría y júbilo en todo el reino de Taligana por el triunfo obtenido, pero el rey Iadava quedó sumido en una gran tristeza por la muerte de su hijo, al punto que descuidó su propia salud y los asuntos del reino.

Esta situación preocupó a los ministros, quienes ofrecieron una recompensa de ocho elefantes cargados de baúles repletos de joyas de oro con incrustaciones de esmeraldas, zafiros y rubíes a la persona capaz de sacar al rey de su profunda melancolía.

Casi inmediatamente la Corte se llenó de bailarines, músicos, magos, malabaristas, payasos, cuenteros y muchos otros que aspiraban a entretener al rey Iadava, y obtener la generosa recompensa. (El resto de este capítulo narra la forma como el joven Sissa enseña el ajedrez al rey.  Iadava, complacido, le ofrece la recompensa pero Sissa lo sorprende con una inesperada petición de granos de trigo que se duplican por cada casilla del tablero).

—–

Una de las grandes lecciones que nos proporciona el ajedrez es enseñarnos a valorar lo que ha primera vista nos parece insignificante. La leyenda sobre la invención del juego y los granos de trigo solicitados al rey como recompensa, vista al principio del libro, nos muestra lo enorme que puede ser lo aparentemente pequeño.

Lo mismo ocurre con nuestros actos de cada día. Nos pueden parecer pequeños, pero ellos se van sumando poco a poco. En el juego mismo, la pieza supuestamente menos poderosa, el peón, suele definir las partidas. No solamente porque puede coronar y convertirse en dama, sino porque la fuerza o debilidad de un juego suele estar moldeada por el lugar ocupado por cada uno de los peones.

En el ajedrez, “el arte de ver lo grande en lo aparentemente pequeño” nos recuerda que debemos cuidar con esmero nuestras piezas y tratar de no hacer jugadas que comprometan nuestra posición. ¡Acumula poco a poco pequeñas ventajas y verás que, antes de que tu verdadero adversario se de cuenta, habrás alcanzado una gran ventaja.

—–

Las partidas de los grandes jugadores brindan un espectáculo tan emotivo como el de las más vibrantes confrontaciones deportivas, y goces tan refinados como los que proporcionan las artes y las ciencias.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: