Inicio » Liderazgo » Dos grandes aliados

Dos grandes aliados

DOS GRANDES ALIADOS
DEL LÍDER VISIONARIO

Por Luis Eduardo Yepes Correa

.

.

Si algo caracteriza al verdadero líder es su capacidad de anticiparse al futuro, registrar amplias tendencias, incorporarlas a su vida y adaptarlas en forma exitosa a su entorno. Cuando un líder vive esto a gran escala, en cualquier campo de actividad, lo denominamos visionario.

En muchos de nosotros está latente ese líder visionario, por supuesto. ¿Pero cómo hacer que emerja en nosotros y se exprese a un nuevo nivel? ¿Quién nos puede ayudar en semejante tarea? Y lo más importante, ¿cómo hacer que ese espíritu visionario se manifieste a través nuestro en forma totalmente práctica? Porque esa es la otra cara del espíritu visionario. Su pragmatismo. Su capacidad para ponerle polo a tierra a las grandes ideas. Pues bien, para abordar este tema traigo hoy a dos invitados especiales, dos grandes aliados.

Los retos de todo líder son extraordinarios en los turbulentos tiempos actuales. Por una parte, bajo presiones de trabajo y de tiempo, debe ampliar lo mejor que pueda su visión sobre el liderazgo contemporáneo y tratar de percibir hacia dónde se dirige. Por otra parte, debe responder en forma pragmática en todo momento a los desafíos propios de su labor: dinamizar sus procesos y los de su gente para obtener más y mejores resultados, tal como los conciba la organización a la que pertenezca.

Valiosas respuestas a esta doble necesidad las ofrecen hoy dos figuras de vanguardia: el visionario autor Otto Scharmer, líder mundial del pensamiento organizacional, y el pragmático Phil Jackson, entrenador megacampeón de baloncesto del más alto nivel, con once títulos en la NBA.

En estas páginas usted podrá dar un primer vistazo a las ideas de Scharmer, cuyo liderazgo mira decididamente al futuro, porque una de sus tareas es mostrarnos, literalmente, cómo gestar nuestro mejor futuro posible a nivel individual y organizacional.

Y el contacto con Jackson y sus libros quizá le abra a usted las puertas a otro interesante kit de recursos prácticos. Ambos están adelantados a la época, así que usted deberá esforzarse si quiere comprenderlos realmente y aprovechar su cantera de recursos. Confío en que si usted se conecta con ellos, habrá hallado a dos nuevos amigos y aliados para su vida personal y laboral.

.

0000000000OttoOTTO SCHARMER
, economista alemán, profesor titular del MIT en temas organizacionales, premiado por la excelencia educativa en esa prestigiosa institución, es autor de varios libros, entre ellos Teoría U y Liderazgo desde el futuro que emerge. La amplitud y profundidad de sus temas, el alcance de su visión y su intensa actividad global lo convierten –en mi opinión– en un pensador digno del Premio Nobel de Economía.

Scharmer considera que ya aprendimos a apoyarnos en el pasado para la toma de decisiones, pero que ahora es esencial aprender a liderar desde la captación de las tendencias hacia el futuro. Tanto a nivel macro como a nivel individual, siendo líderes de nuestra propia vida.

Según Scharmer, las tendencias de la humanidad solo pueden ser comprendidas y transformadas a la luz de la propia interioridad, de la profundización en el Ser, porque con la amplia visión, la habilidad y la fortaleza que allí se adquieren es posible cambiar las estructuras existentes. Por su parte Jackson, igualmente consciente de ese poder de profundización, supo capitalizarlo a través de la atención plena, convertirlo en triunfos deportivos categóricos y expresarlo nítidamente a través de sus libros.

Scharmer considera que los procesos de ampliación de la visión ya están en marcha a escala global y que podemos ser protagonistas del cambio, no meros espectadores. En su último libro Liderazgo desde el futuro que emerge este economista alemán hace un diagnóstico sobre la aguda problemática planetaria y propone medidas concretas, realistas, para integrarnos dinámicamente a la evolución que está viviendo la humanidad. Profundiza en las tres grandes brechas actuales: la ecológica (del hombre con la naturaleza), la socioeconómica (del hombre con el hombre) y la trascendente (del hombre consigo mismo, con su esencialidad, con su Ser).

Su propuesta de pensamiento-acción para sintonizarnos a fondo con el futuro individual y global se basa en un acercamiento holístico, sistémico, a la realidad. Se apoya en un conocimiento que parte de lo concreto, de la propia cotidianidad del líder: un Corazón Abierto, una Mente Abierta y una Voluntad Abierta. En la sesión plenaria de Academy of Management, en Filadelfia, 2014, Scharmer lo explicó así:

Mientras más aprendo de la dimensión interna del liderazgo, mejor comprendo que tiene que ver con sintonizar tres instrumentos del conocimiento: la Mente Abierta, el Corazón Abierto y la Voluntad Abierta.

En la Mente Abierta, la atención se centra en suspender los viejos hábitos del pensamiento para poder mirar con ojos nuevos. Puede sonar trivial, pero en la mayoría de los casos en que escuchamos a otra persona lo que estamos escuchando son en realidad nuestros comentarios internos. Por lo tanto esta práctica tiene que ver con cambiar y suspender esa conversación interna y empezar a escuchar realmente lo que está sucediendo en el momento.

Al acceder al poder del Corazón Abierto, lo que buscamos es redirigir nuestra atención, pasando de mirar una situación a través de nuestro propio punto de vista, para mirarla través de los ojos de otras personas o participantes en el sistema. Es un tipo de empatía que permite no solo darse cuenta de que afuera sucede algo interesante, sino que sensibiliza el corazón como un órgano de percepción para sintonizarse con la experiencia que otros sienten.

En la Voluntad Abierta, la atención se centra en la capacidad de desprenderse y luego abrirse a lo nuevo. Esto, por supuesto, es difícil para muchos líderes a quienes les cuesta soltar su vieja identidad, abandonar definiciones rígidas del nosotros vs. ellos y abandonar intenciones desactualizadas que de vez en cuando se deberían renovar. Alguna vez entrevisté a una exitosa ejecutiva de alta tecnología y le pregunté cómo hacía para estar siempre un paso adelante. Su respuesta fue: “Facilito el proceso de apertura”. Me pareció una manera interesante de abordar el liderazgo, tanto para individuos como para grupos: facilitar el proceso de apertura.

.

Como entrenador de los Bulls de Chicago, PHIL JACKSON obtuvo seis títulos en el baloncesto de la NBA y luego otros cinco títulos con los Lakers de los Ángeles. El haber triunfado en una arena tan difícil hace que los libros escritos por él inspiren confianza y contagien un espíritu vencedor. Sus colegas no lograban comprender el secreto de sus triunfos. Sabían que “manejaba un cuento raro”, relacionado con la sinergia y la meditación, y lo apodaban el Maestro Zen. En libros suyos como Canastas Sagradas y Once Anillos se comprende porqué se ganó ese apodo y de qué manera lo enalteció.

0000000000Phil_Jackson_3_cropped

Comprender la esencia de la filosofía pragmática de Jackson es descubrir una dinámica interna vigorosa, profundamente transformadora, útil para la propia vida y para las organizaciones. Impulsado por una categórica voluntad de vencer en el deporte, Jackson aprendió a beber de fuentes insospechadas y a convertirse en una síntesis viva de esas ideas: un cristianismo maduro, sintético, refinado (a años luz de la mojigatería de sus padres), un budismo convertido en atención plena, llevada grupalmente hasta la maestría, y un enfoque en la cultura Lakota Sioux, para quienes el guerrero y el santo son un mismo ser. En uno de sus últimos libros, Once Anillos, Jackson dedica diez páginas al tema específico del liderazgo.

.

Una muestra de lo que escribe Jackson en Once Anillos:

Cuanto más habla un líder desde el corazón, más lo escuchan y más se beneficia el grupo con sus ideas y experiencias.

Siempre he tratado de facilitar un entorno en el que todos desempeñen un rol de liderazgo, desde el principiante menos preparado hasta la superestrella veterana. Si tu principal objetivo es llevar al equipo a un estado de armonía y unidad, no tiene sentido que impongas rígidamente tu autoridad. Cuanto más intenta un líder ejercer el poder, menos poderoso es.

Siempre he procurado que los jugadores piensen por sí mismos a fin de que sean capaces de tomar decisiones difíciles en el fragor de la batalla.

Siempre he intentado conceder a cada jugador la libertad de forjar su propio papel en el seno de la estructura del equipo. Muchos jugadores que he entrenado no parecían, en principio, nada del otro mundo, pero en el proceso de crear su propio papel se convirtieron en magníficos campeones.

En un sistema bien estructurado, todos los participantes deben estar plenamente integrados en cada instante o de lo contrario el sistema falla. Esto fomenta un proceso ininterrumpido de solución grupal de problemas en tiempo real.

Un requisito esencial para todos los integrantes de un grupo es hallar el modo de acallar el murmullo que resuena en sus mentes y centrarse en la tarea de lograr los objetivos.

La meditación plena es una técnica muy accesible para serenar las mentes agitadas y concentrar la atención en lo que ocurre en el presente. Resulta sumamente útil para los jugadores de baloncesto, que a menudo se ven obligados a tomar decisiones rapidísimas a la vez que están sometidos a una presión enorme. Haciendo que los jugadores permanezcan en silencio y respiren juntos en sincronía, a nivel no verbal se alinean mucho más eficazmente que con palabras: una sola respiración es igual a una mente.

Considero imprescindible que todos los integrantes de un equipo aprendan a abrir sus corazones para que puedan colaborar entre sí de manera significativa.

Al ejercer al máximo sus aptitudes personales, el participante activa en sí mismo un potencial superior que ayuda a sus compañeros a trascender sus limitaciones, logrando así que el equipo también las trascienda. Cuando esto ocurre, el todo se convierte en algo mayor que la suma de las partes.

Obsesionarse con ganar es la fórmula de los perdedores. Lo máximo que podemos hacer es crear las mejores condiciones posibles para el triunfo… y atenernos al resultado. De esa forma el viaje resulta mucho más entretenido.

Al inicio de cada temporada yo alentaba a los jugadores a centrarse en el camino más que en la meta. Lo más importante es jugar bien y tener la valentía de crecer, no solo como seres humanos, sino como deportistas.

El arte de transformar a un grupo de personas en un equipo integrado de campeones requiere, entre otras cosas, un corazón abierto, una mente despejada y una gran curiosidad sobre las modalidades del espíritu humano.

.

Espero que estos apuntes le sirvan a usted como abrebocas para incursionar en la obra de estos dos grandes de la visión y el pragmatismo. En Las tres cualidades del líder de hoy, Sección Liderazgo, aterrizo estas ideas y detallo algunas características distintivas del liderazgo actual. Y en MEGACOEQUIPEROS, también en esta sección, escribo a los empleados deseosos de vivir la contraparte de este nuevo liderazgo.

A manera de cierre, quizá sea útil mi definición del líder:

Líder es toda persona que:  (1) Convierte todos sus conocimientos y experiencias en una síntesis viva y sabe aplicarla con éxito en el aquí y el ahora. (2) Transmite esa riqueza vital a los demás, ante todo mediante el ejemplo.

.

—— 
LUIS EDUARDO YEPES CORREA: La amplitud, profundidad y sentido pragmático de los temas de este escritor y tallerista se pueden apreciar en sus diversos libros y en su blog. En sus charlas virtuales y talleres se entrega con la misma calidad e intensidad con que lo hace en sus artículos y escritos, con efectos transformadores porque él vive y respira el Espíritu de la Época.

luiseduardoyepesc.wordpress.com – leyepes@gmail.com
Medellín, Colombia 3136674803

A %d blogueros les gusta esto: