Inicio » Inspiración Realizadora » Vencer en la acción

Vencer en la acción

Recomendaciones para no dejarse envolver
por el torbellino de la acción

 

blue-spinning-whirlwind-hi

.

En actividades que realizo para acompañar a personas y empresas en el fortalecimiento de sus procesos de interiorización y autoconocimiento (algo que los tiempos reclaman cada vez más imperativamente), es frecuente encontrarse con personas que no logran sacar un tiempo mínimo para estudiar y aplicar los temas básicos que les garantizarían una mayor conexión con ellas mismas y por ende una acción más efectiva. Estas situaciones, de no ser atendidas con la suficiente claridad y energía, puede durar semanas, meses e incluso años.

El principal argumento de estas personas es que están en una temporada de alta intensidad laboral y que deben posponer su exploración interior. Sin darse cuenta, pese a sus mejores intenciones, han resultado dentro del oscuro torbellino de la acción. Y cuanto más tarden en darse cuenta, más tiempo tomará su proceso liberador. Se ha dicho que un claro indicio de oscuridad es cuando lo primero deja de ser lo primero. Y qué puede estar antes que trabajar en la dos grandes preguntas de la existencia: (1) ¿Quién Soy? (2) ¿Cuál es mi verdadera tarea en este mundo?

Cuando observo las presiones de tiempo a que están sujetas muchas personas y el impedimento que esto representa para su vida subjetiva -el contacto profundo con ellas mismas- pienso en la muy intensa actividad externa realizada por Phil Jackson, Cassandra Vieten y Otto Scharmer (tres de los nueve Maestros de la Contundencia a los que estudio) y me pregunto: ¿Qué tipo de disciplina han desarrollado ellos para llegar al punto en que pueden atender con éxito sus labores externas sin descuidar su conexión interior?

Pienso en Otto Scharmer, en su muy apretada agenda y en sus 20 minutos diarios dedicados a la meditación. Pienso en lo que nos habla Casandra Vieten sobre la práctica persistente que hace posible la transformación, práctica que ella misma vive a pesar de y por sobre su exigente agenda como presidenta de IONS. Pienso en la intensa vida del entrenador Phil Jackson y sus once campeonatos ganados en la NBA, moviéndose en maratónicos ritmos de entrenamientos y de partidos, presionado por los medios, los aficionados, los empresarios de los equipos y los jugadores mismos, con egos muy  difíciles de manejar en muchos casos.  Lo que los Maestros de la Contundencia nos han dicho es que aprendieron a apalancar su labor externa mediante un cuidadoso trabajo interior. Aprendieron a correlacionar lo uno con lo otro, haciendo que cada triunfo externo fortaleciera su conexión interior y que cada triunfo interno se convirtiera en palanca para el triunfo exterior.

Para empezar a crear y luego fortalecer esta potente correlación Ser-Hacer, lo primero que recomiendo a toda persona involucrada en una acción intensiva es: esté muy vigilante. Aprenda a observar la situación en que se encuentra. Una ley de la Vida dice que aquello en lo que uno se concentra, se intensifica. Si una persona se concentra casi exclusivamente en la acción, generará más y más acción, creando un círculo vicioso difícil de romper. Cuando comprende que la acción inspirada desde la vida interior es más potente y efectiva, entonces puede empezar a revisar y replantear sus prioridades.

Mi segunda recomendación es: conquiste franjas de tiempo diario y defiéndalas celosamente. Una franja definida son por ejemplo 10 minutos diarios separados en forma disciplinada para el Ser. Las victorias de tiempo y de conexión interior que se obtengan durante los primeros meses son decisivas porque permiten establecer un ritmo que con el paso de los meses podrá ser fortalecido.

Y lo tercero que recomiendo es: una vez que conquiste una parcela de tiempo para el Ser, no baje la guardia. Mantenga vivo ese espacio de tiempo y persista en la práctica subjetiva. Sin persistencia no se logra nada en los procesos internos, porque ellos están sujetos las mismas leyes de la vida y de la evolución: crecimiento natural y expansión, siempre y cuando las condiciones sean propicias. ¡No espere a que las condiciones sean propicias. Aprenda a gestarlas!  Triunfe internamente y sus triunfos externos serán impresionantes.

Imagenspada

“Si un hombre vence a miles en el campo de batalla
y otro se vence a sí mismo, este último es el más insigne guerrero,
porque la mayor victoria es la lograda sobre uno mismo”.
Buda

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: