Inicio » Inspiración Realizadora » Presentación del libro

Presentación del libro

Inspiración Realizadora es una filosofía pragmática concebida para despertar y evocar el poder que surge cuando se establece una adecuada correlación entre el Ser y el Hacer.

Defino a la Inspiración como aquella vivencia profunda y elevada en la que sentimos una claridad nueva, plenitud y un renovado ímpetu para avanzar hacia nuestros grandes sueños e ideales. Y con la palabra Realización me refiero a la contraparte de la inspiración, a su complemento: el sentido pragmático, la capacidad de bajar a tierra lo percibido en aquella experiencia inspirada.

El intrépido ascenso hacia nuestra fuente de inspiración es un desafío fascinante, toda una expedición en el campo de la consciencia. El éxito de la misma depende de la intensidad de la búsqueda, de la identificación de los aspectos esenciales de la propia vida y de la capacidad de confrontar a nuestros yoes obstructores. También depende del compromiso con la propia transformación y de la capacidad de vivir en el aquí y el ahora como síntesis de valiosas victorias logradas sobre uno mismo.

Carátula inspiración realizadora
Esta obra invita a aprovechar los nuevos avances del Pensamiento Sistémico Evolutivo y la Sinergia para impulsar nuestro ascenso hacia una mayor calidad de vida, una mejor atmósfera laboral y unos resultados superiores en todos los ámbitos. Las Claves para Ser más y Hacer mejor, que constituyen la esencia de esta propuesta, le ayudarán a usted a conocerse mejor y lograr que sus acciones sean más efectivas. Estas páginas son una invitación a vivir un fascinante proceso que lo llevará de la coherencia a la consistencia y de ésta a la contundencia.

Carátula: Pintura del artista ruso Nicolás Roerich. Publicación autorizada por el Museo Roerich de Nueva York.

Los enfoques aquí contenidos catalizan la evolución individual y grupal, y muestran cómo lograr resultados superiores a los habituales, como lo corroboran los exitosos casos de inspirados realizadores reseñados en este libro y en este blog, sección Inspiración Realizadora, subtema Exponentes Ser-Hacer

Por el efecto combinado de la acción de todos los conceptos expuestos y como síntesis de todos ellos, surge una vivencia profunda, inspirada y práctica. Una vivencia creciente en la que usted aprende a incorporar día a día nuevos elementos vitales y que, afirmada en el poder de la espiral de la consciencia, le permitirá remontarse hacia las insospechadas regiones que su alma bien conoce.

¿Cómo puede establecerse una dinámica interacción entre dos mundos tan antagónicos para muchos, como lo son el de la vivencia profunda del Ser y el de la acción práctica eficaz? Nuestra propuesta sitúa al Ser en el ámbito de la inspiración y ofrece conocimientos y recursos que ayudan a comprender mejor qué es esta vivencia interior y cómo intensificarla. Y sitúa al Hacer en el campo de la realización, mostrando cómo proceder para que la potente energía de la inspiración descienda como gran fuerza de concreción.

Aunque este libro está concebido para quienes tienen poca experiencia con las complejidades del Ser, se procura que sea igualmente útil para quienes ya tienen algún recorrido interno, porque podrán mirar su vivencia desde otra perspectiva, particularmente en lo que se refiere a la acción inspirada desde y hacia el Ser.

Cuando la vivencia interna es lo suficientemente profunda, la persona pasa ––interna y externamente–– por las fases de Coherencia, Consistencia y Contundencia. Paso a paso comprueba que cuando la Inspiración es real, genera un potente ímpetu realizador, como lo han demostrado miles de seres humanos a lo largo de la historia.

El Ser

Pocas vivencias tan íntimas y a la vez tan encumbradas como las que nos ofrece el Ser. Sentir su realidad es experimentar un estado de conciencia que va más allá de nuestra existencia personal habitual, tantas veces volcada en extremo a los acontecimientos de la vida diaria.

Al contacto con la esencia del Ser, la vida adquiere nuevos significados. Se abren espacios para el gozo, el dolor se convierte en instrumento de transformación y las experiencias y “casualidades” son percibidas como mensajes por descifrar provenientes del mundo trascendente.

“Al comienzo, el encuentro con el Ser es una derrota para el ego; pero con perseverancia, de la oscuridad nace la luz. Uno descubre al Ser Inmortal que hiere y cura, que lanza por tierra y levanta, que hace lo pequeño y lo grande; en pocas palabras, al Uno que nos completa”, dice Edward F. Edinger.

En diversas épocas y en los más variados lugares han existido exploradores del amplio mundo interior. El Ser, el Yo Esencial, el Yo Trascendente, el Observador Silencioso, el Compañero Invisible, el Ser Transpersonal, el Alma… bajo estos y muchos otros nombres, aquellos exploradores se han referido a esa realidad interna.

Al vivir y decantar las enseñanzas de los grandes caminos llegamos a nuestra triplicidad esencial, porque el Ser es aquello profundo que vibra en nuestro corazón, cuya esencia es Amor creciente, es esa elevada presencia que inspira nuestros más sublimes pensamientos, cuya esencia es Luz, y es ese torrente de vida y bendición, colmado de propósito, que impulsa y obedece a la eterna Voluntad al bien.

El ser hechizado en mi interior y el que está presente en el mundo se pueden dar la mano en cualquier momento, en cualquier lugar, de cualquier manera: cuando contemplo la copa de un árbol o cuando miro los ojos de otra persona, cuando consigo escribir una carta bonita, cuando me emociona una canción o cuando el fragmento de una lectura pone mis pensamientos en efervescencia, cuando ayudo a alguien o alguien me ayuda a mí, cuando ocurre algo importante o cuando no ocurre nada especial. Si estoy orientado hacia el ser, cada vivencia me significa infinitamente más. Esta orientación, este acercamiento, sólo los logro al aceptar con plena responsabilidad mi vida y mis actos, al afrontar con conciencia y valor mis experiencias y pruebas vitales. Vaclav Havel en su libro Cartas a Olga
El sendero hacia las realidades del Ser cobra vida cuando uno persiste en escucharse, en escrutarse a fondo. Cuando se da cuenta de que lo que vale es lo que logre conocer y cambiar de sí mismo. Abrir nuestro corazón significa atrevernos a explorar zonas ocultas de nuestra conciencia, valorando y disfrutando lo bello que nos habita, pero también desafiando aquello que bloquea nuestro avance, con férrea voluntad de trascenderlo. Seguimos y servimos al amor cuando damos de nosotros mismos, cuando nos conmovemos ante el dolor y la necesidad de nuestro hermano, cuando lo acompañamos mediante un acto, una palabra de aliento, una sonrisa, una plegaria.

El Camino se descubre caminando. Se hace Camino al andar. Quien busca, encuentra. Cuando la tierra está preparada, la semilla llega. “Se gana la luz tal como se gana el pan”, escribió el poeta español León Felipe. El conocimiento de nuestro Ser obedece a esa misma ley e implica una adecuada preparación y un esfuerzo perseverante. Damos un paso y el universo da diez pasos hacia nosotros. Aparecen personas, libros, caminos. Muchos caminantes avanzan con determinación por la senda budista o por caminos del Zen. Otros buscan nuevas rutas, otros redescubren nuevos niveles en la Enseñanza de Cristo. Pero en todos hay una nota común: lo trascendente les resulta cada vez más evidente y el efecto de la vivencia es cada vez más elocuente.

El Hacer

En medio de grandes aciertos y de terribles errores y excesos, el siglo XX fue el siglo del hacer. Un hacer que se volcó de tal manera hacia el mundo externo, que contribuyó en gran medida al enfermizo distanciamiento del hombre y su propia Alma. La galopante destrucción planetaria es ya muestra categórica del poder destructor del hacer compulsivo, de la acción divorciada de la esencia.

Por fortuna, la Vida sabe extraer un bien incluso de donde hay un mal. Así que, impulsados con el ejemplo de la eficacia en la acción del mundo corporativo, la Vida nos permite aprovechar ese enorme caudal de conocimientos pragmáticos, hacer una sabia síntesis de ellos, e incorporar su esencia con gran dinamismo a nuestra propia existencia. Pienso que la Vida Planetaria está urgida de este tipo de actitudes y las está despertando en más y más personas. Ahora es nuestro turno. Como lo cantan bellamente Juan López y Andrés Balbín: ¿Si no es ahora, cuándo? ¿Si no eres tú, quién?

Otto Scharmer, uno de los pioneros del pensamiento corporativo actual, está mostrando que es perfectamente posible hacer que nuestro máximo potencial de acción contribuya con fuerza a nuestra realización interior. Y está revelando algo aún más fascinante: que la vivencia profunda del Ser contribuye a un Hacer que genera niveles superiores de contundencia.

Tengo la plena certeza de que luego de estudiar y vivir este libro, e inspirado por los Exponentes Ser-Hacer reseñados en la sección Caminantes, usted comprobará que esta filosofía está orientada hacia un realismo pragmático, no solamente para su propio beneficio sino como contribución al cambio de consciencia a nivel planetario.

Potente correlación Ser-Hacer

Nuestro objetivo, como insinuamos en el primer párrafo de este libro, es ayudarle a usted a apropiarse del poder que surge cuando establece una adecuada correlación entre su Ser y su Hacer. Me refiero a una potente correlación en la que en su parte externa, manifestada, usted adquiere una creciente capacidad de concreción, y en su parte interna, inmanifestada, alcanza una mayor compenetración con su Ser. Esto último, con años de estudio, meditación y práctica, llevará a algunos a comprender lo que significa una radiante y sabia abstracción.

Todo esto puede llevarse a la realidad cuando la persona aprende a establecer una amorosa y sabia mediación, que crece hasta convertirse en una potente, magnética e iluminada correlación de amor y sabiduría. Un amor que se exterioriza en el servicio a los demás y una sabiduría que facilita la interiorización hacia regiones más elevadas del Ser. Esta es la meta, nada menos.

Confío en que los lectores que se comprometan con el estudio de este libro y con la aplicación de los conceptos planteados podrán constatar que, aunque estamos ante objetivos elevados, lo aquí descrito es perfectamente alcanzable.

.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: