Inicio » Quíntuple Poder » El cuento de Isabella

El cuento de Isabella

Queridos amigos y visitantes de este blog. El bello cuento que conocerán a continuación fue escrito por Isabella, una niña de ocho años de edad, estudiante de cuarto grado. Conocí este relato el 6 de abril de 2016 y de inmediato me cautivó. El cuento surgió porque unas semanas atrás la mamá de Isabella, llamada Ana María, le compró a una prima suya mi libro “El quíntuple poder”. La niña estuvo presente aquella tarde y, mientras las tres disfrutaban de un buen helado, escuchó lo que las adultas hablaban entre sí sobre el contenido del libro. Unos días después Isabella decidió escribir un cuento para participar en el concurso de su colegio y, luego de dudas y cavilaciones, sorprendió a su mamá con estas líneas. El contenido revela por qué ella decidió titularlo “El quíntuple poder”. Su mamá le ayudó únicamente con ajustes mínimos de redacción, pero todo el cuento es fruto de la rica fantasía de Isabella. Tampoco yo participé en forma alguna en la redacción. Con excepción del nombre Roseta -que Isabella lo tomó de uno de sus cuentos de hadas- los demás nombres son de su invención. Espero que esta lectura resulte inspiradora para los visitantes del blog. Para mí ha significado un encuentro cara a cara con la inocencia y con la sabiduría. No alcanzo a imaginarme qué sorpresas hallará esta niña en mi cuento “Los cinco tesoros de Caissa” ni mucho menos lo que ella escribirá en el futuro. 

.

00000000maxresdefault

EL QUINTUPLE PODER

.

Había una vez un bosque que tenía poderes.  Ese bosque se llamaba Paramú y sentía tanta tristeza por no tener compañía que decidió crear vida y así poder tener amigos.

Cada día que pasaba se tomaba el tiempo de pensar y pensar cómo iban a ser sus creaciones y qué nombre les pondría. Pasaron algunos días hasta que al fin una mañana opaca se le ocurrió una idea.

Decidió que con sus poderes iba a crear amigos de la Naturaleza y a cada uno le dio un nombre especial. A la primera la llamó Acualuna, un hada con poderes para manejar el agua. A la segunda la llamó Terruna, un hada con poderes de la tierra. A la tercera Roseta, un hada para cuidar el aire y a la cuarta hada la llamó Electra, con poderes para manejar el fuego.

Paramú se sentía muy feliz porque ya tenía amigos, jugaban todos los días, se reían y compartían pero aunque todos se veían contentos, había algo que los mantenía alejados y con una tristeza que no sabían de dónde provenía.

Un día Acualuna y otras hadas se revelaron porque no querían ser más amigas y todos se sorprendieron por esta actitud hasta que Paramú se reunió con todos sus amigos alrededor de una fogata para hablarles de lo que estaba sucediendo y les dijo:

-Hay que tener precaución amigos porque el mal está en cada una de ustedes y por eso no entran la armonía y la paz en nosotros. Tendremos que buscar una solución.

Paramú esperó a que se durmieran y después de mucho decidió crear un hada líder con muchos poderes que las pudiera unir a todas, así se inventó a la última y gran hada cuyo principal poder era el del Amor y la amistad.

Paramú trabajó noche a noche mientras las hadas se dormían porque sabía que faltaba un quinto elemento y el quinto día de esa semana el hada estaba lista. En el cielo se veían destellos de luz y relámpagos mientras que aparecía su última creación de Amor a la que llamó “El Quíntuple Poder”. Estaba seguro que ella los uniría y les enseñaría que solo a través del amor se lograría la unión de los corazones.

Paramú les mostró su nueva creación y las hadas se alegraron por tener una nueva amiga.

El hada del quíntuple poder los reunió a todos y les dijo:

-Amigos he sido creada por Paramú para llenar su soledad y su egoísmo pero deben entender que si no tiene Amor por dentro no podrán lograrlo. Debemos mantenernos unidos y ayudarnos entre todos para poder vivir en armonía y felices, y yo les ofrezco todo mi amor.

En ese instante depositó una semilla en cada uno de sus amigos que germinó y les trajo felicidad, unión y mucho Amor.

Todos vivieron felices por siempre.

Isabella De Greiff C.

A %d blogueros les gusta esto: