Inicio » Ajedrez » Inteligencia Ejecutiva

Inteligencia Ejecutiva

Mientras más nos informan las neurociencias sobre la importancia del adecuado desarrollo de las funciones ejecutivas del cerebro, más valor se encuentra en el ajedrez como “gimnasio” para ejercitar dichas funciones. (En la subsección de  este blog titulada Neurociencias, dentro de la sección de Ajedrez, se aborda el tema de las funciones ejecutivas propiamente). Dos autores en particular han partido del concepto “fisiológico” de las funciones ejecutivas y lo han elevado al plano mental, hasta desarrollar con maestría el concepto de Inteligencia Ejecutiva. Son ellos José Antonio Marina y Justin Menkes. A sus planteamientos está dedicada esta sección.

El escritor y pedagogo español José Antonio Marina, ha venido desarrollando a fondo estos conceptos en el campo educativo, con tan amplia visión que sus ideas son aplicables a todos los campos de nuestra vida. Su libro “La inteligencia ejecutiva”, publicado por Editorial Ariel, es profundo, ameno y práctico. Una obra de estudio en especial para todo educador. Son textos pulcros, bien documentados, que respiran vida e inspiración desde la primera página hasta la última.

descarga

La genialidad de José Antonio Marina se evidencia por su capacidad para articular conocimientos esenciales de neurociencias, psicología, filosofía, historia, literatura, sociología y pedagogía, entre muchas otras disciplinas. Sus concepciones sobre la Inteligencia Ejecutiva son pioneras a nivel mundial, muy en especial para el campo de la educación.

La principal función de la inteligencia -afirma Marina- es dirigir adecuadamente las actividades mentales y físicas. Implica elegir bien las metas, movilizar los conocimientos necesarios, gestionar las emociones y aprender las operaciones precisas para alcanzarlas“.  Fuente: Educación del Talento. www.nebrija.com/catedras/catedra-inteligencia-ejecutiva-y-educacion/pdf/presentacion-marina.pdf

Justin Menkes, Fundador de Executive Intelligence Group, es un destacado evaluador de la capacidad profesional de grandes ejecutivos y presidentes de compañías.  Si bien sus enfoques son muy distintos a los de Marina, su obra muestra lo crucial que puede llegar a ser la Inteligencia Ejecutiva para desempeño de los grandes directivos.

25052012_020830

Nos referiremos a los planteamientos de Marina y luego a los de Menkes. Una mirada profunda nos revela que es perfectamente posible alcanzar una buena síntesis de ambas concepciones, la pedagógica y la corporativa, de tal manera que cada una complementa y fortalece a la otra, ayudándonos a mejorar ostensiblemente en nuestra vida práctica.

——-

JOSÉ ANTONIO MARINA

El mundo de la educación y el mundo del ajedrez están en deuda con este pensador y pedagogo español, quien viene construyendo sólidos puentes entre ambos mundos. Marina partió conceptualmente desde las neurociencias (funciones ejecutivas del cerebro) y poco a poco fue desarrollando un concepto mucho más amplio, al que denomina Inteligencia Ejecutiva, el cual conjuga conocimientos de muchas áreas y disciplinas.

En uno de sus escritos dedicados a la inteligencia educativa, afirma:

Está emergiendo con fuerza un nuevo modelo de inteligencia: la Inteligencia Ejecutiva, que tendrá gran relevancia en educación porque integra y potencia los modelos de que disponemos: el enfoque cognitivo, el de las inteligencias múltiples y el de la educación emocional. Las cosas van más rápidas de lo que pensaba. ¿En qué consiste este nuevo paradigma? Durante mucho tiempo se pensó que la función principal de la inteligencia era conocer; después se reconoció la importancia de la Inteligencia Emocional. Ahora comprendemos que su objetivo esencial es dirigir el comportamiento mediante metas elegidas, utilizando para ello la información necesaria y la gestión de los sentimientos”.

Fuente: www.ceide-fsm.com/2014/02/de-nuevo-la-inteligencia-ejecutiva/

——

Quién es José Antonio Marina:

Es un pensador y educador español que ha dedicado toda su labor de investigador a la elaboración de una teoría de la inteligencia que comienza en la neurología y termina en la ética. La función principal de la inteligencia no es conocer sino alcanzar la felicidad y la dignidad. Dentro de este proyecto ha dedicado libros a la creación, los sentimientos, la voluntad, el lenguaje, la ética, la religión y la política. Ha sido galardonado con numerosos premios: Anagrama de Ensayo, premio Giner de los Ríos de la innovación Educativa y premio Nacional de Ensayo.  Con la Biblioteca UP (Universidad de los Padres) desarrolla lo que él mismo considera su «proyecto vital», una colección de libros sobre la educación y aprendizaje.

Marina es director de CEIDE (Centro de estudios de  innovación y dinámicas educativas – Fundación SM)
http://www.ceide-fsm.com/blog/

Es además fundador de la Universidad de Padres: http://universidaddepadres.es/

Filósofo y escritor polifacético, ha conseguido hacer compatible sus investigaciones sobre la inteligencia con su labor como profesor de Filosofía y sus estudios relacionados con la fenomenología, la psicología genética, la neurología y la lingüística, trabajos que le han ocupado los veinticinco últimos años de su prolífica vida. La publicación de su primer libro data de 1992, y su creciente fama le ha llevado a recibir numerosos galardones que le han convertido en uno de los pensadores españoles más notables de la actualidad.

Marina-2-GF0J2DG3--575x323

En su magnífica video corto sobre la Inteligencia Ejecutiva, https://www.youtube.com/watch?v=cHg52tn7uoA  Marina dice: “Inteligencia es la capacidad de dirigir bien nuestro comportamiento, y para dirigirlo bien lo primero que hay que hacer es tomar decisiones (…) Nuestro cerebro ha inventado un asesor de buenas decisiones. Y lo necesitamos porque no nos podemos fiar de los sentimientos, pues ellos muchas veces nos engañan. Debemos en cambio guiarnos por aquellos objetivos que anhelamos y por los objetivos que pensamos que son los buenos, razonables y eficaces. El entrenamiento y su efecto que es la  consecución de hábitos operativos potentes, esta es la esencia de la educación”.

——

El Centro de Estudios sobre Innovación y Dinámicas Educativas  (CEIDE), Fundación SM, dirigido por José Antonio Marina, ofrece información de vanguardia sobre educación. Enlaces a dos de los artículos sobre inteligencia educativa y ajedrez son los siguientes:

http://www.ceide-fsm.com/programas/ajedrezyeducacion/

http://www.ceide-fsm.com/wp-content/uploads/2013/10/EL-AJEDREZ-Y-LA-NUEVA-TEORIA-DE-LA-INTELIGENCIA.pdf

El sitio web oficial de José Antonio Marina es: http://www.joseantoniomarina.net/

——-

Artículo escrito por José Antonio Marina:
DE NUEVO, LA INTELIGENCIA EJECUTIVA
Fuente: www.ceide-fsm.com/2014/02/de-nuevo-la-inteligencia-ejecutiva/

La Universidad Antonio de Nebrija me ha pedido que organice y dirija una  Cátedra sobre Inteligencia Ejecutiva y Educación. Las actividades comenzaron la semana pasada. En esta página del CEIDE ya anuncié que estaba emergiendo con fuerza un nuevo modelo de inteligencia -la INTELIGENCIA EJECUTIVA-, que tendría gran relevancia en educación porque integra y potencia los modelos de que disponemos: el enfoque cognitivo, el de las inteligencias múltiples, el de la educación emocional. Las cosas van más rápidas de lo que pensaba.

¿En qué consiste ese nuevo paradigma? Durante mucho tiempo se pensó que la función principal de la inteligencia era CONOCER; después se reconoció la importancia de la inteligencia EMOCIONAL. Ahora comprendemos que su objetivo esencial es DIRIGIR EL COMPORTAMIENTO mediante metas elegidas, utilizando para ello la información necesaria y la gestión de los sentimientos.

Las funciones de la Inteligencia Ejecutiva, tal como las identifica la neurología y tiene que fomentarlas la educación son:

  • Inhibir la respuesta. Es la función esencial porque permite regular el comportamiento por metas lejanas. Cuando no se educa bien esta función nos encontramos con problemas en el autocontrol del comportamiento.
  • Dirigir la atención. Esta es una capacidad imprescindible para el desarrollo de la inteligencia. Nos permite concentrarnos en una tarea, mantener las metas y evitar las distracciones. Cuando esta función no se desarrolla, aparecen los problemas de déficit de atención e hiperactividad.
  • Control emocional. Es la capacidad para resistir los movimientos emocionales que pueden perturbar la acción y para aprovechar aquellos que favorecen la ejecución de las tareas elegidas.
  • Planificación y organización de la metas. Somos capaces de anticipar o imaginar el futuro. Mediante los proyectos transformamos todas nuestras funciones psicológicas. Eso explica la importancia que se da actualmente a la educación por proyectos.
  • Inicio y mantenimiento de la acción. Hay niños y adultos que son muy lentos en comenzar una tarea, y les cuesta movilizar la energía necesaria para mantenerla. La activación forma parte importante de las funciones ejecutivas, porque nos permite aprovechar los recursos mentales y físicos. La educación de la perseverancia, la capacidad de soportar la frustración y de aplazar la recompensa, son esenciales para el desarrollo de la inteligencia humana.
  • Flexibilidad. Hay personas con mucha dificultad para cambiar de ideas, de estrategias o de metas, incluso cuando la experiencia les demuestra que son inadecuadas. Los prejuicios, las manías, todo tipo de fanatismo derivan de una rigidez excesiva de la inteligencia, que produce efectos negativos.
  • Memoria de trabajo. Hay que ser muy tonto para decir que la memoria es la inteligencia de los tontos, porque es el fundamento de toda la actividad de la inteligencia. La inteligencia ejecutiva determina los contenidos de nuestra experiencia que van a ser almacenados en la memoria a largo plazo.
  • Manejo de la metacognición. La mayor parte de nuestra actividad mental la realizamos de manera no consciente. La metacognición es el esfuerzo reflexivo para saber cómo pensamos, resolvemos problemas o buscamos información. Es una excelente herramienta para pensar de manera más eficiente, por lo que debemos fomentarla desde la escuela.

Todos los docentes sabemos que estas funciones son imprescindibles para el aprendizaje. Son transversales, y deben ser fomentadas a través de todas las materias que se estudien.

Los estudios de Derry y Murphy han mostrado que el desarrollo de un mecanismo de control ejecutivo que dirija las actividades de aprendizaje amplía la capacidad de aprender.

Terry Moffit, a partir del Dunedim Study, que ha seguido durante 32 años a más de mil niños, concluye que el aprendizaje del autocontrol es el mejor predictor del éxito escolar, de  una buena situación social, de mejor salud y de evitación de conductas de riesgo.

Walter Mischel ha sacado conclusiones muy parecidas a partir de su test de “aplazamiento de la recompensa”. El resultado de este test, que se aplica a niños de cinco años, predice mejor el futuro académico de los niños que los test de cociente intelectual.

Por último, recientemente el Departamento de Educación de EEUU ha publicado el estudio: Promoting Grit, Tenacity, and Perseverance: Critical Factors for Succes in the 21st Century, en el que después de revisar más de cincuenta investigaciones concluye que los “factores no cognitivos” (ejecutivos) son decisivos para el éxito escolar.

En el CEIDE  queremos estar en esta nueva frontera de la educación, por eso os mantendremos informados de estos trabajos. Un equipo dirigido por Carmen Pellicer va a elaborar una didáctica de las funciones ejecutivas en educación primaria y secundaria. Las próximas semanas contaré más detalles.

——

¿Qué importancia tienen las funciones ejecutivas de la inteligencia en el rendimiento escolar?

Reseña breve de artículo escrito por el educador Alberto del Mazo.

Fuente: .queduquequeducuando.blogspot.com/2014/03/que-importancia-tienen-las-funciones.html

Ayer asistí al I Encuentro de Orientadores de la Cátedra Nebrija-Santander en Inteligencia Ejecutiva y Educación en Madrid. La jornada se dividió en dos partes. En la primera, José Antonio Marina introdujo el concepto de funciones ejecutivas de la inteligencia y su relación con la educación. Después, miembros de la Fundación Trilema desarrollaron 4 talleres sobre diferentes aplicaciones en el aula.

——

Marina es autor y coautor de numerosos libros. Veamos una breve reseña sobre el libro LA INTELIGENCIA EJECUTIVA.

“Éste no es un libro más -afirman los editores- sino un paso innovador y decisivo que está llamado a revolucionar la idea que tenemos de la educación. La inteligencia ejecutiva se encarga de dirigir todas las capacidades humanas. En ella reside nuestra grandeza y nuestra esperanza. La función principal de la inteligencia humana es dirigir bien el comportamiento. No basta con almacenar conocimientos, no basta con desarrollar la inteligencia emocional. Haberlo olvidado es la causa de graves problemas personales, educativos y sociales. La inteligencia ejecutiva se encarga de hacer proyectos, tomar decisiones, utilizar los conocimientos, gestionar las emociones, mantener el esfuerzo, aplazar la recompensa, realizar metas a largo plazo. En ella tiene su origen la libertad humana.Esa inteligencia no es innata, el niño tiene que aprenderla. Será su gran talento. Ayudarle a que lo consiga debe ser el gran objetivo educativo inmediato. Estamos en el inicio de una nueva era”.

  • Editorial y ciudad: Ariel, Barcelona
  • Fecha de publicación: 2012
  • Páginas: 192
  • ISBN: 978-84-344-0067-2
  • Fuente web: http://www.joseantoniomarina.net/libro/la-inteligencia-ejecutiva/

Los editores de esta obra nos decantan el pensamiento de Marina:

“Tal vez muchos de los errores educativos que hemos padecido proceden de haber intentado educar la inteligencia cognitiva, proporcionando conocimientos a los niños, y la inteligencia emocional, intentando fomentar sus sentimientos agradables, pero descuidando la educación de la inteligencia ejecutiva. Desde múltiples campos de investigación emerge la idea de una inteligencia ejecutiva, que organiza a todas las demás y tiene como gran objetivo dirigir la acción (mental o física), aprovechando nuestros conocimientos y nuestras emociones. A José Antonio Marina le interesa elaborar una teoría de la inteligencia que comience en la neurología y termine en la ética. El hilo que conduce de una a otra es la acción.

No vivimos para conocer, sino que conocemos para vivir de la mejor manera posible. El niño no nace con una inteligencia ejecutiva, sino que tiene que adquirirla, de ahí el interés de Marina por tratar el tema en un libro dedicado a padres y docentes.

En este libro, el autor estudia las funciones ejecutivas básicas, los mecanismos de la inteligencia ejecutiva, y también sus patologías. El fracaso de la inteligencia ejecutiva está presente en los grandes problemas que preocupan a la sociedad, como el consumo de drogas, la pasividad o la agresividad no controlada, de ahí la importancia de educarla.

José Antonio Marina ha tratado en diferentes libros los dos niveles de la inteligencia humana, la inteligencia computacional o generadora (nuestra gran productora de ocurrencias, de la que surgen los sentimientos y los deseos), y la inteligencia ejecutiva. La educación puede actuar construyendo una inteligencia computacional fértil, eficiente y dócil a las metas de la inteligencia ejecutiva, y construyendo una inteligencia ejecutiva eficaz y con buenos criterios de evaluación.

A Marina le interesa el Nuevo Inconsciente como gran recurso educativo. No estamos manejados por el inconsciente, sino que construir el inconsciente es nuestra gran tarea. Este libro trata de ayudar a conseguirlo.

Como en otros libros de esta colección, cada capítulo tiene tres partes. El autor se sirve de tres recursos didácticos para profundizar en el estudio de la inteligencia ejecutiva: la exposición de un tema, la asistencia a un congreso virtual sobre inteligencia ejecutiva, y la participación en talleres sobre la educación de sus funciones y la solución de sus trastornos”.

——-

Grafico Inteligencia Ejecutiva

——-

“Lo que necesitamos -dice Marina- es una teoría que integre pensamiento y emoción, inteligencia general e inteligencias múltiples, memoria y creatividad, originalidad y cultura, neurociencia y práctica educativa, inteligencia y ética, biología y tecnología. Lo que puede integrar todos estos elementos es una idea de la inteligencia que no se centre en el conocimiento, ni en las emociones, ni en las competencias múltiples, sino en la ACCIÓN. La función principal de la inteligencia no es conocer, no es sentir, no es tocar el violín, no es  saber ponerse seis sombreros diferentes, sino DIRIGIR BIEN EL COMPORTAMIENTO. Creo que nuestra propuesta –que comienza en la neurología y termina en la ética- unifica más información, resuelve más problemas, y permite una aplicación pedagógica más potente que las anteriores. Por eso nos vale la pena seguir trabajando en ella. Popper decía que las teorías deben demostrar su veracidad compitiendo con otras teorías, en una especie de “struggleforlife”. Estoy de acuerdo”.

Fuente: http://www.ceide-fsm.com/2015/03/icot-international-conference-onthinking/

——

Conferencia de José Antonio Marina en el Congreso de Pedagogía y Aplicaciones Sociales del Ajedrez (2013)

ajedrez_marina_web

El pensador y académico español, José Antonio Marina, es líder en estudios sobre el ajedrez y su contribución al desarrollo de la inteligencia ejecutiva. Fotografía – Conferencia suya en el Congreso de Pedagogía y Aplicaciones Sociales del ajedrez, 2013, organizado por Gredos San Diego Cooperativa y la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED).
Información sobre el congreso en: http://www.gredossandiego.com/noticias.aspx?id=29

En el Congreso de Pedagogía y Ajedrez, Marina afirmó: “Si nuestra capacidad para planificar, para establecer metas, para solucionar conflictos, para decidir de forma correcta (tanto individual como socialmente), para valorar y para también actuar depende de nuestra habilidad ejecutiva, parece de sentido común que favorezcamos el desarrollo de esta inteligencia. Las llamadas funciones ejecutivas están “instaladas” en el lóbulo frontal de nuestro cerebro, están relacionadas por tanto con la afectividad del individuo y tienen un desarrollo muy temprano. Nos referimos a las edades de crecimiento, a las etapas del aprendizaje.

“Algunos autores (De Laca, Anderson, Northarn, entre otros) defienden que la capacidad de un niño para seguir unas reglas en tareas de clasificación y para cambiar de una categoría a otra (flexibilidad cognoscitiva) está presente en los años preescolares, pero que se consolida alrededor de los 6 años de edad y ¡adquiere un nivel adulto hacia los 10 años!  Si aplicamos nuestros esfuerzos educativos y sociales para potenciar las funciones ejecutivas de nuestros hijos, estaremos ayudándoles a pensar de un modo más eficiente, a planificar y valorar la información de la que disponen, a manejar sus impulsos, a comprender mejor el complejo mundo que les rodea y a mejorar sus relaciones socio-afectivas con su entorno. Serán personas más inteligentes y capaces. En palabras de Marina, “el ajedrez, pedagógicamente orientado, puede mejorar muchísimo la inteligencia”. Entonces el ajedrez es una herramienta ideal para la estimulación cognitiva de quien lo practica”.

Fuente: www.joseantoniomarina.net/wp-content/uploads/La-inteligencia-y-el-ajedrez1.pdf

——

José Antonio Marina ofreció la conferencia inaugural del I Congreso de Pedagogía y Aplicaciones Sociales del Ajedrez, celebrado en el Colegio Gredos San Diego Buitrago (2013)

Fuente: http://www.gredossandiego.info/cuadernosgsd/41/archivos/assets/downloads/publication.pdf

EL FILÓSOFO DE LA educación José Antonio Marina ofreció la conferencia magistral La inteligencia y el ajedrez en la inauguración del I Congreso de Pedagogía y Aplicaciones Sociales del Ajedrez, que se celebró en el Colegio Gredos San Diego Buitrago con participación de prestigiosas personalidades de esta disciplina y asistencia de docentes y apasionados por este instructivo juego. Toda la información sobre el Congreso puede consultarse en: http://www.chesshelpsyouthink.com José Antonio Marina explicó qué es la inteligencia ejecutiva, que viene a ser aquella inteligencia que dirige y decide todos los procesos de evaluación del cerebro. Diferenciamos así entre dos tipos de inteligencia, que bien pueden imaginarse como dos pisos o niveles dentro de nuestro cerebro: abajo, la inteligencia generadora; y arriba, la inteligencia ejecutiva. En el piso de abajo encontramos las ideas, los sentimientos, los impulsos, las imaginaciones que todos vamos generando…

En palabras de Marina, “se trata de la sala de máquinas” del cerebro, una sala de máquinas que nunca para y que envía información de manera constante al piso de arriba para su procesamiento. Desde este nivel superior, a través de la inteligencia ejecutiva, es desde donde cada persona ordena, selecciona, decide y ejecuta todas las operaciones mentales que le vienen dadas desde el piso inferior. Para mayor claridad, un ejemplo: la habilidad en la toma de decisiones de cada persona se pone en marcha en este sistema superior y consciente. La inteligencia humana. Otra cuestión relacionada con lo anterior es la siguiente: a diferencia de la inteligencia artificial, la inteligencia humana es experta en reconocer patrones, es decir, podemos procesar mucha información y en muy poco tiempo si esta información nos viene dada a través de unos patrones que ya reconocemos de un modo automático gracias a nuestra experiencia previa. Aquí por tanto estamos en el nivel inferior, no procesamos, sino que activamos el piloto automático. Existen innumerables ejemplos cotidianos de reconocimiento de patrones: si vas conduciendo y ves pasar una pelota delante de tu vehículo, automáticamente frenas y esperas ver a algún chico que intenta cruzar por el lado desde donde vino la pelota. Esto es importante que sea así porque mediante el reconocimiento de patrones ahorramos mucha energía y “reservamos” la atención para otras situaciones. Planificar.

Dicho lo anterior hagámonos la siguiente pregunta: ¿y si nos esforzáramos en desarrollar y potenciar nuestra inteligencia ejecutiva? Es decir, si nuestra capacidad para planificar, para establecer metas, para solucionar conflictos, para decidir de forma correcta (tanto individual como socialmente), para valorar y para también actuar depende de nuestra habilidad ejecutiva, parece de sentido común que favorezcamos el desarrollo de esta inteligencia. Las llamadas funciones ejecutivas están “instaladas” en el lóbulo frontal de nuestro cerebro, están relacionadas por tanto con la afectividad del individuo y tienen un desarrollo muy temprano. Nos referimos a las edades de crecimiento, a las etapas del aprendizaje. Algunos autores (De Luca, Anderson, Northam, entre otros) defienden que la capacidad de un niño para seguir unas reglas en tareas de clasificación y para cambiar de una categoría a otra (flexibilidad cognoscitiva) está presente en los años preescolares, pero que se consolida alrededor de los 6 años de edad y ¡adquiere un nivel adulto hacia los 10 años!

Si aplicamos nuestros esfuerzos educativos y sociales para potenciar las funciones ejecutivas de nuestros hijos, estaremos ayudándoles a pensar de un modo más eficiente, a planificar y valorar la información de la que disponen, a manejar sus impulsos, a comprender mejor el complejo mundo que les rodea y a mejorar sus relaciones socio-afectivas con su entorno. Serán personas más inteligentes y capaces. En palabras de Marina, “el ajedrez, pedagógicamente orientado, puede mejorar muchísimo la inteligencia”. Entonces el ajedrez es una herramienta ideal para la estimulación cognitiva de quien lo practica.

——

En su iniciativa para promover la investigación del Ajedrez y las funciones ejecutivas (Ajedrez y Educación), Marina afirma:

La Inteligencia Ejecutiva es una especie de Directora de Orquesta, que organiza todas las demás funciones (percepción, memoria, emociones, creatividad, etc.). Ejerce funciones de autocontrol, necesarias para el buen funcionamiento de la inteligencia humana, ya que le permiten guiarse por proyectos o metas lejanas, y no sólo por el estímulo inmediato.

Las funciones ejecutivas identificadas por neurólogos y psicólogos especializados son las siguientes: (1) Actividad cognitiva (movilización de la energía mental necesaria para el inicio y el mantenimiento de una acción). Esta actividad cognitiva se encuentra en el corazón de varias dimensiones del aprendizaje: la atención, la concentración, la motivación, la conciencia de uno mismo y del entorno.  (2) La inhibición de la respuesta impulsiva, lo que permite regular el comportamiento mediante metas lejanas. (3) La dirección de la atención, capacidad imprescindible para el desarrollo de la inteligencia. (4) El control emocional: la capacidad de resistir los movimientos emocionales que pueden perturbar la acción y aprovechar aquellos que favorecen la ejecución de las tareas elegidas. (5) La planificación y organización de las metas. La inteligencia ejecutiva propone objetivos, elabora proyectos y diseña planes para realizarlos. Mediante los proyectos transformamos todas nuestras funciones psicológicas. (6) El mantenimiento de la acción: perseverancia, capacidad de soportar la frustración y de aplazar las recompensas. (7) Flexibilidad cognitiva: capacidad de cambiar de ideas, de estrategias o de metas, en respuesta a las nuevas condiciones internas y externas. (8) Memoria de trabajo: la memoria es el fundamento de toda actividad de la inteligencia, de la capacidad de comprensión y de las actividades creadoras. La inteligencia ejecutiva determina los contenidos de nuestra experiencia que van a ser almacenados en la memoria a largo plazo, y activa los contenidos de la memoria que son pertinentes para la tarea emprendida. (9) El manejo de la metacognición: el esfuerzo reflexivo para saber cómo pensamos, resolvemos problemas o buscamos información. Es crucial para pensar de manera más eficiente y por eso debemos fomentarla desde la escuela. Los niños mejoran espectacularmente en su aprendizaje cuando reciben este tipo de educación.

En EEUU, el grupo dirigido por Teresa Parr está haciendo una investigación similar, financiada con un millón de dólares del Departamento de Educación de ese país. En las funciones ejecutivas su equipo ha incluido: (1) Habilidad para razonar  (2) Planificación  (3) Multitareas  (4) Enlace entre tareas  (5) Mantenimiento de la acción  (6) Aplazamiento de la recompensa  (7) Toma de decisiones complejas y   (8) Metacognición.

Fuente: http://www.ceide-fsm.com/wp-content/uploads/2013/10/Ajedrez-y-funciones-ejecutivas.pdf

——

Su reciente artículo EL FACTOR E, sobre las funciones ejecutivas:

El factor E, ¿la gran revolución educativa o una moda más?

¿Hemos descubierto la piedra filosofal educativa, la solución de todos nuestros problemas pedagógicos? Un importante número de investigadores respondería que eso es lo que podemos esperar del factor E. Por eso les prometí la semana pasada hablarles de él. Para simplificar, llamo factor E al conjunto de las funciones ejecutivas, que son las encargadas de iniciar, dirigir, controlar conscientemente nuestras operaciones mentales. Algo parecido a lo que en terminología tradicional se denominaba “voluntad”. La gigantesca maquinaria cerebral que compartimos con nuestros primos animales se transforma espectacularmente cuando podemos dirigirla hacia metas elegidas por nosotros mismos

Artículo completo en: http://www.joseantoniomarina.net/noticias/el-factor-e-la-gran-revolucion-educativa-o-una-moda-mas/

——-

El investigador Tohmas Brown, autor de Attention Deficit Disorder: The Unfocused Mind in Children and Adults distingue seis agrupaciones de funciones ejecutivas:

  1. La organización, el establecimiento de un orden de prioridades y el emprendimiento.
  2. La capacidad de enfoque, y de poner y cambiar la atención a las tareas.
  3. La regulación del estado de alerta, el sostenimiento de esfuerzo y la rapidez de procesamiento
  4. El manejo de la frustración y la modulación de las emociones.
  5. La utilización de la memoria de trabajo y acceso a los recuerdos
  6. La acción de auto-monitoreo y auto-regulación.

De acuerdo con el modelo de Brown, las dificultades en estas agrupaciones llevan a impedimentos de atención, ya que las personas afectadas tienen dificultades en organizar las tareas, comenzarlas, mantener el interés, permanecer alertas, sostener un estado emocional nivelado, emplear la memoria a tiempo real y el recuerdo, y auto-monitorear y regular las acciones. (Brown, Thomas E. (2005). Attention Deficit Disorder: The Unfocused Mind in Children and Adults (pp 20 – 58). New Haven, CT, Yale University Press Health and Wellness). Estas funciones no solo son fundamentales para la vida sino también a nivel pedagógico y educativo.

——

En una potente conferencia de cinco minutos, Marina afirma que educación es el acto de transformar la biología en humanidad. Su visión global sobre lo que significa la educación para un país es sobrecogedora y motivo de profundas reflexiones. Fuente: http://www.debats.cat/en/debates/education-talent-role-schools-and-families

—–

Los planteamientos de JUSTIN MENKES referentes a la Inteligencia Ejecutiva son contundentes para el campo corporativo.

hqdefault

Uno de sus libros (traducido al español) se titula:  Inteligencia Ejecutiva: Las cualidades que realmente diferencian a los mejores directivos. Editor: Empresa Activa, España, 2006.

Reseña a cargo de los editores:  “¿Qué distingue a un ejecutivo brillante del resto de miembros de su equipo? Un error muy común consiste en asociar el éxito de algunos directivos con aspectos como el carisma o el encanto personal, que nada tienen que ver con la agudeza para los negocios. Tras ocho años de investigación, Justin Menkes ha elaborado una nueva teoría de la inteligencia, diseñada para identificar las habilidades cognitivas necesarias a la hora de competir en el ámbito empresarial. En las páginas de Inteligencia ejecutiva descubriremos las cualidades específicas que caracterizan a los grandes ejecutivos, tanto en lo referente a su capacidad de elaborar estrategias, como en la perspicacia para anticiparse a los conflictos o ejercer la autocrítica. Un libro que demuestra que el talento para transformar las ideas en beneficios puede evaluarse y, lo que es más importante, que también podemos llegar a adquirirlo mediante el aprendizaje. Justin Menkes dirige el Executive Intelligence Group y ha asesorado a clientes como Texas Pacific Group o Dupont. Ha colaborado en la Harvard Business Review y es el creador del método Executive Intelligence Evaluation, utilizado por muchas empresas para identificar y desarrollar las cualidades de liderazgo de sus directivos”.

Una magnífica reseña del libro Inteligencia Ejecutiva puede verse en:
http://www.intesysconsulting.com/R/E138276290.pdf

Menkes es también autor del extraordinario libro: “Better Under Pressure: How Great Leaders Bring Out the Best in Themselves and Others” (Mejores bajo presión: Cómo los grandes líderes revelan lo mejor de sí mismos y de los demás)

Algunas de sus ideas centrales son:

• Los grandes líderes tienen tres rasgos en común: “un optimismo realista”, “una subordinación al propósito” y la habilidad para “encontrar orden en medio del caos”.  • El optimismo realista requiere dos factores: “una conciencia de las circunstancias reales” y un “sentido de la capacidad de acción”.  • Tener “sentido de la capacidad de acción” significa que usted controla la situación y no culpa a otros por ella.  • Para servir a un propósito superior, defina qué espera lograr y viva esa visión.  • Reclute a individuos que compartan su propósito y que estén plenamente comprometidos con la misión corporativa. • Ignore las emociones negativas que dificultan que persiga un propósito significativo.  • Evite la “grandiosidad”: una opinión demasiado buena y poco realista de sí mismo.  • Busque el orden en medio del caos al pensar con claridad y disfrute la oportunidad de resolver problemas. • Aprenda en forma constante; desafíese y desafíe a los demás.  • Cualquiera puede cambiar; por ende, los líderes fuertes deberían esforzarse para sacar lo mejor de su gente.

Algunas frases de este libro:

Para liderar, debe experimentar primero el sentimiento de realización que proviene de la disciplina y la diligencia.

La evasión conduce a la intranquilidad y a la falta de orgullo.

El trabajo duro confiere una satisfacción que motiva a los empleados a acrecentar sus esfuerzos. Este fuerte sentido del orgullo por los logros genuinos contribuye a desarrollar la satisfacción profesional y la felicidad personal. Mientras que algunas personas luchan por obtener privilegios, poder o dinero, en el largo plazo, el trabajo significativo es la motivación más poderosa.

Los grandes líderes obtienen una inmensa satisfacción de su trabajo y se rodean de personas que sienten lo mismo.

Un ejecutivo que no logra definir de manera clara las responsabilidades de cada miembro del equipo terminará dedicando tiempo a lidiar con malos entendidos en lugar de concentrarse en el resultado final.

Los líderes también deben mantener sus emociones bajo control. La emoción más peligrosa es la “grandiosidad”, es decir, sentimientos desproporcionados sobre la propia importancia que distorsionan las perspectivas de un líder sobre la realidad.

Encontrar orden en medio del caos Para sobrevivir en el difícil contexto de hoy, los líderes deben buscar tranquilidad en medio de la confusión. Deben mantener la calma y sus habilidades cognitivas intactas durante las épocas estresantes. Los grandes líderes conservan la claridad mental necesaria para resolver los problemas complejos. Mientras que otros sienten confusión, ansiedad o ira al enfrentarse con situaciones desconcertantes, los líderes aceptan el desafío y la satisfacción que proviene de encontrar soluciones. Manejar el estrés nunca es fácil porque el cerebro responde físicamente a las presiones emocionales. La fluctuación de los niveles hormonales puede provocar una disminución de las operaciones cognitivas de orden superior. La ansiedad intensa puede afectar las formas básicas de pensamiento. Los líderes deben aprender a aceptar la incertidumbre que sienten en momentos de exigencia y a utilizar esa presión como motivación para abrirse paso a través de la confusión. Con experiencia y consciencia, los líderes pueden fortalecer su habilidad para desempeñarse bajo una presión intensa.

——-

Otros materiales o enlaces recomendados sobre los planteamientos de Menkes (en inglés) – Las siguientes reseñas y fuentes de información solamente existen en inglés. Allí puede apreciarse la contundencia de los conceptos manejados por Menkes:

1. Un documento excepcional, breve y directo:  Defining executive intelligence: the skills that distinguish great leaders

https://www.spencerstuart.com/~/media/PDF%20Files/Research%20and%20Insight%20PDFs/Defining-Executive-Intelligence_17Oct2008.pdf

2.  Contundente y magnética entrevista a Menkes, para Harvard Business Publishing (9 minutos):

How Top CEOs Cope with Constant Stress

https://www.youtube.com/watch?v=rofEtZwGk5A

Justin Menkes, author of “Better Under Pressure,” explains why today’s leaders need realistic optimism, subservience to purpose, and the ability to find order in chaos.

3. Better Under Pressure

Most business leaders can take only so much pressure before their performance slides. Yet some CEOs deliver their greatest successes when times get toughest. How do they do it?

In Better Under Pressure, Justin Menkes, from executive search firm Spencer Stuart, reveals their secrets. Through in-depth performance evaluations, behavioral interviews, cognitive ability tests and referencing of more than 200 CEO candidates, Menkes identified the three cornerstone attributes that allow great leaders to realize their potential and that of their people:

Realistic optimism: They recognize the risks threatening their organization’s survival—yet remain confident that the company will prevail.

Subservience to purpose: They dedicate themselves to pursuing a noble cause, and win their team’s commitment to that cause.

Finding order in chaos: They find clarity amid the many variables affecting their business and cull data to form the conclusions that matter most to the company.

Drawing on more than 60 additional interviews with long-tenured CEOs, Menkes then demonstrates how these attributes are deployed in real life by leaders who shine under pressure to maximize the discretionary effort of a 21st-century workforce.

Personal and practical, this book is a potent resource for aspiring, emerging, and seasoned business leaders alike.

Fuente: http://www.betterunderpressure.com/

Executive Intelligence

What All Great Leaders Have

by Justin Menkes

http://www.harpercollins.com/9780060781880/executive-intelligence

About the Book

The final word on what traits make for highly successful managers—and a detailed explanation of how to identify potential standout performers.

Executive Intelligence is about the substance behind great leadership. Inspired by the work of Peter Drucker and Jim Collins, Justin Menkes set out to isolate the qualities that make for the ‘right’ people. Drawing on his background in psychology and bolstered by interviews with accomplished CEOs, Menkes paints the portrait of the ideal executive.

In a sense, Menkes’s work reveals an executive IQ—the cognitive skills necessary in order to excel in senior management positions. Star leaders readily differentiate primary priorities from secondary concerns; they identify flawed assumptions; they anticipate the different needs of various stakeholders and how they might conflict with one another; and they recognise the underlying agendas of individuals in complex exchanges.

Weaving together research, interviews and the results of his own proprietary testing, Menkes exposes one of the great fallacies of corporate life, that hiring and promotion are conducted on a systematic or scientific basis that allows the most accomplished to rise to their levels of optimal responsibility.

Finally, Menkes is a passionate advocate for finding and employing the most talented people, especially those who may have been held back by external assumptions.

Critical Praise

“Menkes offers a stimulating analysis of an important topic.” —BusinessWeek

“Executive Intelligence offers real insights into what differentiates the great leaders from the pack.” —Kevin Sharer: Chairman, President & CEO of Amgen, Inc

Menkes does a great job of dissecting executive intelligence — the ability to analyze and solve problems in a business environment.” —James M. Kilts, Chairman, President & CEO, The Gillette Company

“Executive Intelligence” is a breakthrough.” —Noel M. Tichy, Professor, The Ross School, University of Michigan and author of Cycle of Leadership

“This will transform the way companies hire, promote and evaluate senior-level employees. It is nothing less than a revolution.” —James M. Citrin, board director and practice leader, Spencer Stuart, and coauthor of the national bestsellers The 5 Patterns of Extraordinary Careers and You’re in Charge, Now What

“Justin Menkes has provided a useful guide for helping to identify the people you want to bet your company on.” —Ed Breen, Chairman & CEO, Tyco International Ltd.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: