Inicio » Ajedrez » Ajedrez e Inteligencia

Ajedrez e Inteligencia

EL AJEDREZ:
POTENCIADOR DE LA INTELIGENCIA EJECUTIVA
CONCEPTO PIONERO EN EDUCACIÓN

Luis Eduardo Yepes

 

RESUMEN:

Cuatro hechos están haciendo y harán que el ajedrez tenga cada vez mayor presencia en el mundo de la educación: (1) La estrecha relación que existe entre el ajedrez y el innovador concepto de Inteligencia Ejecutiva (IE) que por su estructura y alcance promete ser tan revolucionario para la pedagogía como lo fueron en su momento las teorías sobre la inteligencia emocional y las inteligencias múltiples.  (2) El aumento de evidencias sobre los beneficios del ajedrez en la edad escolar, tanto desde el campo científico (neurociencias: funciones ejecutivas del cerebro) como desde la práctica educativa (mejores resultados académicos en muchos colegios y escuelas de todo el mundo que han incluido el ajedrez en el pensum regular). (3) Las repercusiones que se siguen registrando en Europa y en los demás continentes por el aval que dio el Parlamento Europeo al ajedrez escolar en 2012. (4) La alta sensibilidad del ajedrez a los adelantos tecnológicos y al empleo de las TIC. Es el único deporte que se puede jugar por Internet y a través de dispositivos celulares. Serios sondeos indican que más de 600 millones de personas conocen las reglas del juego y/o lo practican con alguna asiduidad, tanto dentro como fuera de la Red.

 

Neurociencias y funciones ejecutivas

Los nuevos avances en neurociencias, psicología cognitiva, psicología social y pedagogía, están permitiendo comprender mejor cómo operan los procesos mentales y emocionales en niños y adultos, y cómo aprovechar estos conocimientos de una manera óptima. En particular, están ayudando a descubrir el decisivo rol que desde nuestra infancia cumplen las denominadas funciones ejecutivas del cerebro.

En vista de que las concepciones sobre las funciones ejecutivas están evolucionando a gran velocidad, gracias a las cada vez más avanzadas tecnologías de observación del cerebro en tiempo real, veamos una descripción actualizada (2014) sobre dichas funciones, a cargo de la neuropsicóloga Gema Climent y su colega Javier Tirapu:
Las funciones ejecutivas abarcan un amplio conjunto de funciones que hacen posible el control, la organización y la coordinación de otras funciones cognitivas, de las respuestas emocionales y del comportamiento. Estas funciones conciernen a la capacidad de una persona para hallar soluciones a un problema novedoso llevando a cabo predicciones de las consecuencias ocasionadas por cada una de las soluciones imaginadas.

Fuente*: Evaluación neuropsicológica de las funciones ejecutivas mediante realidad virtual. Revista de Neurología. http://www.neurologia.com. Rev Neurol 2014; 58 (10): 465-475
De la descripción previa puede deducirse que la calidad del trabajo que realizan las funciones ejecutivas de nuestro cerebro incide en forma decisiva en nuestra conducta y en nuestros resultados. Si releemos el párrafo previo, pero esta vez pensando en los desafíos de planificación y previsión que afronta un ajedrecista en cada partida, podremos deducir que este juego es un campo ideal para que el cerebro del niño se ejercite en el dominio de las funciones ejecutivas a través del juego. Así como al niño le fascina el dulce porque su cuerpo lo requiere –debido a su infatigable actividad física– de igual manera le encanta el juego porque alimenta su sed de exploración cognitiva en un contexto protegido, donde prima la imaginación y en el que los errores, aunque duelen, no pesan tanto como en la vida real.

Para reforzar esta comprensión, e ir un poco más profundo, hagamos el ejercicio de extrapolar en detalle la descripción que acaban de hacer Climent y Tirapu, tratando de captar y sentir lo que vive un niño cuando juega ajedrez. Fruto de este ejercicio surge este segundo párrafo:
En una partida de ajedrez la mente del niño se ve exigida por la necesidad de controlar sus 16 piezas y organizar y coordinar múltiples tareas, entre ellas movilizar armónicamente todo su ejército, descifrar las intenciones del adversario, buscar estrategias de ataque y defenderse. Con la práctica, el niño va comprendiendo que el resultado de cada partida depende del hábil manejo de sus emociones (cuyo progreso le permitirá alcanzar una mayor estabilidad mental, con la consiguiente capacidad de pensar con claridad) y de su comportamiento (conducta deportiva, extraer lecciones de las derrotas, reforzar la autoconfianza con las victorias, etc.). El desenlace de sus partidas depende, en última instancia, de su capacidad para hallar soluciones frente a los problemas novedosos planteados por sus adversarios luego de cada jugada y de saber predecir las consecuencias de cada una de las jugadas que logre imaginar.

 

Como puede apreciarse, ambos párrafos se correlacionan perfectamente. Cuando padres y educadores comprenden lo mucho que puede ayudar el ajedrez para el desarrollo de las funciones ejecutivas de sus hijos y alumnos, empiezan a ver este juego con ojos nuevos. Entre los 6 y los 12 años de edad, afirman los expertos, el cerebro teje con más intensidad que nunca sus redes neurocognitivas y por eso es crucial abastecer el cerebro del niño con variados estímulos (arte, lectura, naturaleza, amistades, relaciones con los seres queridos, etc.), aunque evitando excesos que bloqueen la actividad mental por indebida cantidad de estímulos, un peligro del que sabe cuidarse la Pedagogía Waldorf. El hecho es que lo que se haga o no se haga a favor del niño en esos seis años tendrá una gran incidencia en su futuro. Hoy se sabe, no obstante, que entre los 12 y los 16 años hay otro gran jalón de crecimiento neurocognitivo, aunque un poco más atenuado.

El tema del ajedrez y las funciones ejecutivas ha despertado tal interés que actualmente se está llevando a cabo la investigación Exploring Why Chess Works (Exploración de por qué funciona el ajedrez), auspiciada por el Instituto de Ciencias de la Educación, adscrito al Departamento de Educación de Estados Unidos –con un presupuesto de un millón de dólares– sobre la incidencia del ajedrez en el desarrollo de las funciones ejecutivas. Al grupo de psicólogas investigadoras de este proyecto, lideradas por Teresa Parr, se ha sumado un Gran Maestro de Ajedrez, Maurice Ashley, cuya experiencia deportiva y docente garantiza la profundidad de la investigación desde el punto de vista técnico ajedrecístico.
Fuente*:
www.utdallas.edu/chess/education-camp/pdfs/parr.pdf
sites.google.com/site/instructlab/projects/mind-match-chess

 

Ajedrez y educación

Plenamente consciente de que el desarrollo de las funciones ejecutivas tiene incidencia directa en la conducta y en los resultados de niños y jóvenes, el pensador y pedagogo español José Antonio Marina y su equipo de colaboradores han venido trabajando en el desarrollo del concepto de la Inteligencia Ejecutiva (IE). Consideran que la IE es una especie de director de orquesta, que organiza todas las demás funciones cerebrales y mentales (entre ellas percepción, memoria, emociones y creatividad). Ejerce funciones de autocontrol, necesarias para el buen funcionamiento de la inteligencia, que le permiten guiarse por proyectos o metas lejanas, y no sólo por el estímulo inmediato.

De sus postulados se deduce que una IE bien cultivada ayuda –entre muchas otras cosas– a inhibir mejor las reacciones impulsivas, focalizar la atención, trazar planes en forma organizada y ejecutar más hábilmente las acciones.  A través del ajedrez, por su dinamismo lúdico, su afinidad con la IE y su entusiasta aceptación en un creciente número de escuelas y colegios del mundo, se puede ayudar a profesores y padres a interiorizar con mayor rapidez el importante concepto de la IE y aprovechar mejor sus muchas aplicaciones prácticas. Para comprender mejor la triangulación entre la IE, la pedagogía y el ajedrez, veamos primero el rol que viene ocupando este juego en el mundo escolar.

El ajedrez está en pleno auge en el planeta. Según estudios y sondeos globales realizados por la empresa demoscópica YouGov, el ajedrez es hoy conocido (en sus reglas básicas) y/o jugado por más de 600 millones de personas de todo el mundo. Existe un organismo mundial regulador del ajedrez competitivo, la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE), que cuenta con 143 países afiliados (federaciones). El total de jugadores afiliados a la FIDE, a través de las ligas locales de ajedrez, sobrepasa los 116.000.  Por ser el único deporte que se puede jugar por Internet y a través de aplicaciones de telefonía celular, la cantidad de personas registradas para jugar online es enorme, y su número sigue creciendo día a día.

El ajedrez se ha venido posicionando con gran fuerza en el ámbito educativo de muchos países, de los cuales mencionaremos solamente el caso de España, México, Rusia, Estados Unidos e India. La calidad académica de los ponentes en recientes Congresos Internacionales de Ajedrez y Educación de los últimos años (España, República de Armenia, México y Estados Unidos) denota avances extraordinarios en el terreno pedagógico. Parte de esta ola mundial se debe a que en 2012 el Parlamento Europeo se pronunció a favor del ajedrez escolar y la respuesta en los países del viejo continente no se hizo esperar. Esto ha tenido y sigue teniendo grandes repercusiones en todos los continentes. En los países de habla hispana este influjo nos está llegando a través de España. La declaración del Parlamento Europeo es clara e inspiradora:

  1. Considerando que el ajedrez es un juego accesible para los niños de cualquier grupo social, podría mejorar la cohesión social y contribuir a objetivos políticos tales como la integración social, la lucha contra la discriminación, la reducción de las tasas de delincuencia e incluso la lucha contra diferentes adicciones;
  2. Considerando que, sea cual sea la edad del niño, el ajedrez puede mejorar su concentración, paciencia y persistencia, y puede ayudarle a desarrollar el sentido de la creatividad, la intuición, la memoria y las competencias, tanto analíticas como de toma de decisiones; que el ajedrez enseña asimismo valores tales como la determinación, la motivación y el espíritu deportivo;
  3. Pide a la Comisión y a los Estados miembros que apoyen la introducción del programa «Ajedrez en la Escuela» en los sistemas educativos de los Estados miembros.

Fuente*: Sitio web del Parlamento Europeo:
http://www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?pubRef=-//EP//TEXT+TA+P7-TA-2012-0097+0+DOC+XML+V0//ES)

Otro hecho que ha contribuido a la difusión del ajedrez en Europa son las hazañas del sueco Magnus Carlsen, campeón mundial de mayores en 2013, a los 22 años de edad. Carlsen, el campeón más joven de la historia, se ha convertido en referente para millones de niños y jóvenes de todo el mundo. Estos son detalles que un buen pedagogo del ajedrez no pasa por alto al relacionarse con las nuevas generaciones, porque para todos nosotros la figura del vencedor es esencial, como bien lo ilustró Joseph Campbell en El héroe de las mil caras. Aunque la incursión del ajedrez en el mundo educativo se está llevando a cabo en los cinco continentes, veamos algunos casos puntuales.


El ajedrez en algunos países

En España el ajedrez es asignatura en cerca de 300 colegios y en más de 1000 colegios es materia opcional o complementaria, según afirma el periodista Leontxio García, experto de renombre internacional en la divulgación del juego ciencia. En la última década algunos de los más grandes torneos mundiales de ajedrez se han realizado en forma serial en España, como el de Linares y el de Bilbao. La versión 2004 de Bilbao Masters –ganada por el excampeón mundial Anand, de India– congregó a nueve de los diez jugadores de más alta clasificación otorgada por la Federación Mundial de Ajedrez (FIDE) y durante el torneo se registraron aproximadamente 40 millones de visitas virtuales.

En España se está haciendo gran énfasis en el ajedrez por su gran utilidad pedagógica y se le viene considerando como una de las herramientas capaces de contribuir a una educación más acorde con el Siglo XXI. Uno de los muchos ejemplos innovadores: el profesor Joaquín Fernández Amigo ha estructurado propuesta para emplear el ajedrez como apoyo para la enseñanza de las matemáticas. Su tesis doctoral, centrada en la utilización de material didáctico para la enseñanza de las matemáticas (620 páginas) puede descargarse en la web.
Fuente: http://www.tdx.cat/bitstream/handle/10803/5053/jfa1de1.pdf;jsessionid=E5205C98B1715971C36859030D52CFBC.tdx1?sequence=1

Los españoles son líderes mundiales en las aplicaciones sociales del ajedrez (prevención de Alzheimer, manejo del TDAH, esparcimiento y distensión en grupos vulnerables, etc.). El Parlamento español aprobó a principios de 2015, por unanimidad de los partidos, el fomento del ajedrez escolar. En este momento hay en ese país una alta demanda de profesores de ajedrez calificados, y muchos ayuntamientos y colegios los buscan con apremio.
Dos casos en Colombia merecen nuestro reconocimiento porque son valiosos referentes en el ajedrez escolar. El primero el de Adriana Salazar, considerada como la persona con mayor experiencia en el mundo en la enseñanza del ajedrez a los niños en edad preescolar. El segundo es el del profesor Cesar Monroy, quien desde hace más de diez años enseña en los grados preescolar a octavo en el colegio Emilio Valenzuela, en Bogotá.

Adriana Salazar, maestra Internacional de Ajedrez y licenciada en Educación, es creadora de Ajedrez en el Aula, un método pionero en el mundo para hacer que los alumnos de Infantil y Primaria aprendan ajedrez mientras desarrollan sus habilidades mentales, estimulen la atención y se diviertan jugando. Su libro y método de cartillas Juega el maestro y ganan los niños, es implementando en 30 colegios en Colombia, y en más de una docena de colegios en España, con resultados exitosos. En su sitio web ella escribe:

“El ajedrez, gracias a sus características lúdicas e intelectuales, es un recurso pedagógico apropiado para ayudar a que niñas y niños desarrollen múltiples habilidades mentales que, sin duda, optimizarán sus procesos de aprendizaje. Solamente esta cualidad comprobada del ajedrez, ya justificaría el intento de incluirlo dentro del aula de clases y hacerlo accesible a todos los alumnos a partir de los primeros años, momento privilegiado para colocar las bases de una formación integral. Colocar el ajedrez al servicio de la educación no sólo tiene como finalidad desarrollar el arte de pensar sino también cultivar valores. Dada sus propiedades es un escenario ideal a través del cual el maestro puede continuar la sana construcción del mundo interno de los niños.  Nuestra propuesta invita a los docentes de preescolar, primaria y secundaria a enseñar ajedrez aunque no sea su especialidad, pues su capacidad para manejar recursos pedagógicos y comprender los procesos de pensamiento los convierte en profesionales aptos para esta labor”.

Fuente:  Ajedrez en el aula – www.ajedrezenelaula.com/nuestro.html

Un magnífico video sobre los métodos y recursos que emplea Adriana Salazar puede verse en: http://www.think1.tv/videoteca/es/index/0-46/ajedrez%20-primaria-infantil-adriana-salazar-

Director del IV Congreso Pedagógico Internacional de Ajedrez (Bogotá, 2014), Cesar Monroy inició en 2005 su labor con el Colegio Emilio Valenzuela gracias a una interesante ruta académica surgida en el seno de la institución. En el año 2000, un profesor de matemáticas de ese colegio empezó a incluir en su asignatura una hora de ajedrez semanal. Fueron tan evidentes los resultados, que al poco tiempo los demás profesores de matemáticas también enseñaron ajedrez a sus alumnos. El programa adquirió luego tal fuerza que la institución contrató a un profesor con un buen nivel ajedrecístico, así que llamaron a César Monroy. En el Congreso Internacional de ajedrez y educación (México 2014) él narra sus experiencias como profesor de ajedrez en el colegio Emilio Valenzuela.
Fuente: http://www.youtube.com/watch?v=b4rw9TqRTrc

 

En México el juego ciencia ha captado la atención de públicos masivos y actualmente están entrando a una prometedora etapa educativa. Gracias a la labor del empresario cultural Hiquingari Carranza, en 2006 se llevó a cabo el mayor festival de ajedrez del mundo. En El Zócalo, la plaza principal de Ciudad de México, más de 20.000 niños y adultos jugaron en sesiones simultáneas contra ajedrecistas experimentados. Las bellas imágenes aéreas del evento ofrecieron al mundo un gran refinamiento estético. En 2014 la Fundación Kasparov de Ajedrez (que ya tiene sedes en Europa, África y Estados Unidos) creó en México su base para Iberoamérica, presidida por Carranza. A finales de 2014 la Fundación promovió en México un seminario de capacitación para 2.200 docentes, en su mayoría profesores de escuela, para facultarlos en la enseñanza del ajedrez. Esta iniciativa, en la que participaron algunos de los más grandes promotores del ajedrez formativo, contó con el respaldo del gobierno federal y de la Universidad Autónoma de México (UNAM).

La antigua URSS, potencia mundial del juego ciencia durante varias décadas, creó e implementó desde hace veinte años un programa de enseñanza del ajedrez con sólidos fundamentos pedagógicos, el cual todavía se aplica hoy. En esta iniciativa participaron grandes expertos en educación y en la enseñanza del ajedrez, entre ellos el genio Igor Sukhin, integrante de la Academia Rusa de Educación, catedrático del Instituto para la Teoría e Historia de la Pedagogía. Sukhin, autor de numerosos libros, tanto de ajedrez como de otros temas, expuso sus tesis y experiencias en el congreso mundial de ajedrez y educación realizado en la República de Armenia en 2004.

Fuente*: Ponencias de Sukhin (en inglés): iccs.chessacademy.am/uploads/images/Development_of_the_ability_to_act_in_mind__fundamental_problem_of_the_educational_system.pdf
http://iccs.chessacademy.am/uploads/images/Development_of_the_ability_to_act_in_mind__fundamental_problem_of_the_educational_system-PPT.pdf
En Estados Unidos, bajo el impacto de las hazañas del legendario Bobby Fischer, quien en 1972 derrotó a la élite soviética representada por el entonces campeón mundial Boris Spassky, el ajedrez se posicionó ampliamente en las escuelas, en especial a través de un curioso esquema al que denominan Scholastic Chess, practicado en la mayoría de los Estados. En estos programas, de amplia aceptación, se busca una atmósfera relajada en la que si bien hay espacios para el ajedrez competitivo, la prioridad es la socialización de los niños y el disfrute con el juego. Dos de los muchos ejemplos admirables sobre cómo se difunde y aplica en ese país el ajedrez escolar, son: 1. El programa que vienen implementando los Colegios de la Ciudad de Madison. La asesoría para su plataforma interactiva, a cargo de la empresa ChessKid.com, líderes mundiales en ajedrez online, permite a los colegios emplear variados recursos para facilitar la tarea de profesores y alumnos. 2. La labor que se viene adelantando en la ciudad de Nueva York para capacitar al profesorado. Chess In The Schools, NY, es una institución seria y de larga trayectoria, creada para promover el ajedrez con fines formativos. Como parte de su misión, han creado un centro de formación de profesores: The Teacher Trainer Institute.

Fuente* madison: www.youtube.com/watch?v=K9O-bNoy0Mo
Fuente* NY: http://www.chessintheschools.org/s/index.cfm?SSID=30
En India, los éxitos de Viswanathan Anand, varias veces campeón mundial en la última década, han elevado en forma exponencial el interés por el juego ciencia. En India se tiene un aprecio ancestral por el ajedrez, porque hace 1.500 años fue inventado allí un juego llamado chaturanga, al que los persas denominaron chatranj. En la edad media fue llevado a España y allí se le hicieron algunas modificaciones, hasta transformarlo en el ajedrez que hoy conocemos. Uno de los muchos ejemplos del ajedrez escolar en este país es el de SYNA International School, en Katni, donde el ajedrez es materia lectiva. El nivel competitivo de muchos de sus estudiantes es alto y su rendimiento escolar suele ser excepcional. Los directivos de la institución consideran que el ajedrez despierta la inteligencia de los niños y los hace más despiertos y activos.
La Inteligencia Ejecutiva

Enriquecidos con esta visión panorámica del ajedrez escolar en el mundo, hagamos ahora un recorrido general por el mundo de la Inteligencia Ejecutiva (IE) guiados por el pedagogo español José Antonio Marina y por el ejecutivo norteamericano Justin Menkes. En ambos enfoques veremos lo pertinente que puede ser ajedrez como potenciador de la IE desde la niñez. Empecemos con Marina y veamos una frase suya que nos invita a repensar el rol de la inteligencia:
La principal función de la inteligencia es dirigir adecuadamente las actividades mentales y físicas. Implica elegir bien las metas, movilizar los conocimientos necesarios, gestionar las emociones y aprender las operaciones precisas para alcanzarlas.

Fuente*: Educación del Talento. www.nebrija.com/catedras/catedra-inteligencia-ejecutiva-y-educacion/pdf/presentacion-marina.pdf
Filósofo, pedagogo y escritor polifacético, José Antonio Marina en uno de los pensadores españoles más notables de la actualidad. Con amplios conocimientos en fenomenología, psicología genética, neurología y lingüística, viene centrando su atención en la elaboración de “una teoría de la inteligencia que comienza en la neurología y termina en la ética”, para citar sus palabras. Ha escrito numerosos libros alineados con este propósito, sobre temas como el talento, la creación, los sentimientos, la voluntad, el lenguaje, la ética y el aprendizaje de la sabiduría. Ha sido galardonado con el premio Anagrama de Ensayo, premio Giner de los Ríos a la innovación Educativa y premio Nacional de Ensayo.

Marina es director del Centro de estudios de innovación y dinámicas educativas (CEIDE) y fundador y director de la Universidad de Padres, donde se brinda acompañamiento a los padres según la edad de sus hijos. El pensum está diseñado para cada año del niño o el joven, desde la tierna infancia hasta los 16 años de edad. Marina es además organizador y director de la cátedra sobre Inteligencia Ejecutiva y Educación en la Universidad Antonio de Nebrija.
Fuente*s: www.ceide-fsm.com/blog/
http://www.universidaddepadres.es
Para el desarrollo de sus ideas Marina ha venido trabajando en sinergia con Carmen Pellicer, pedagoga de extraordinaria trayectoria, directora de Trilema, centro español de innovación educativa, y con un selecto grupo de colaboradores. El rol de la inteligencia, declaran, es dirigir el comportamiento mediante metas elegidas, utilizando para ello la información necesaria y la gestión de los sentimientos. Su forma de definir y concebir la IE en el campo de la educación es pionera a nivel mundial.

Las neurociencias, como explica Marina en su libro La inteligencia ejecutiva (Editorial Ariel, Barcelona, 2012) y en la corta serie de videos que acompañaron al lanzamiento de esta obra, revelan que el cerebro está organizado en dos niveles. El nivel básico capta información, la elabora, y produce ideas, recuerdos, sentimientos y deseos. Él lo denomina el nivel de la inteligencia computacional o generadora, porque allí en todo momento estamos procesando información y generando ocurrencias, en gran medida inconscientes. Encima de ese nivel operan las funciones ejecutivas, que cumplen las delicadas labores de supervisión: son las encargadas de proyectar, dirigir, controlar, animar o bloquear aquellas actividades generadoras.

Fuente*: Video en YouTube – http://www.youtube.com/watch?v=Ejy_Y0pkzYk&list=PLB66B47DFB9DBF112
Al leer su libro La inteligencia ejecutiva vemos que su genialidad estriba en su capacidad para articular conocimientos profundos provenientes de campos como neurociencias, psicología, filosofía, historia, literatura, lingüística, sociología y pedagogía, entre muchas disciplinas, y luego exponerlos en forma comprensible y práctica. Marina sustentará su Teoría Ejecutiva de la Inteligencia en la Conferencia Internacional sobre el Pensamiento (ICOT – International Conference on Thinking), en Bilbao, a mediados de 2015. En esta Conferencia intervendrán grandes figuras de la psicología y la educación, tales como Howard Gardner, Robert Sternberg, Joseph Renzulli, Edward de Bono, David Perkins, Arthur Costa y Robert Swartz.
Fuente*: http://www.ceide-fsm.com/2015/03/icot-international-conference-onthinking/

En su blog, Marina nos habla de la IE y de nuestra tarea como educadores, una vez captada la esencia de la Teoría Ejecutiva de la Inteligencia:

La inteligencia ejecutiva se encarga de dirigir todas las capacidades humanas. La función principal de la inteligencia humana es dirigir bien el comportamiento. La inteligencia ejecutiva se encarga de hacer proyectos, tomar decisiones, utilizar los conocimientos, gestionar las emociones, mantener el esfuerzo, aplazar la recompensa, realizar metas a largo plazo. Esa inteligencia no es innata, el niño tiene que aprenderla. Será su gran talento. Ayudarle a que lo consiga debe ser el gran objetivo educativo inmediato.
Fuente*: http://www.joseantoniomarina.net/libro/la-inteligencia-ejecutiva/

 

En el libro La inteligencia emocional, publicado en 1995, Daniel Goleman lanzó un concepto que se popularizó mundialmente con relativa rapidez y que hoy es tenido en cuenta globalmente, tanto en el mundo educativo como en el campo organizacional. Como paso previo para profundizar en la IE, recomiendo ver con detenimiento el magnífico video de Goleman dedicado ese tema. Existen versiones con traducción simultánea al español*. Bien afirmados en la inteligencia emocional, podremos dar luego un paso más para captar la esencia de la IE.

Fuente*: http://www.youtube.com/watch?v=3FStGPjjw7I
El concepto de IE no es fácil de asimilar por ahora, en términos masivos, porque implica una polarización mental y una capacidad metacognitiva que resultan desafiantes para ciertas personas. Pero cuando uno va interiorizando la esencia de la IE, descubre un sendero fascinante, profundo y práctico, útil para sí mismo y para otras personas. En una de sus conferencias (en la que revela nexos entre el ajedrez y la educación), Marina nos da claves para empezar a percibir el concepto de la IE como algo aplicable a la vida diaria. Allí dice:

Las funciones ejecutivas han sido uno de los temas más estudiados por la neurociencia en los últimos años, y pueden englobarse bajo las siguientes denominaciones: 1. Activación cognitiva. 2. Inhibición de la respuesta. 3. Dirección de la atención. 4. Control emocional. 5. Planificación y organización de metas. 6. Mantenimiento de la acción. 7. Flexibilidad cognitiva. 8. Memoria de trabajo y 9. Manejo de la metacognición. La mejora de las funciones ejecutivas produce una mejoría generalizada de muchas actividades mentales.

Fuente*: http://www.ceide-fsm.com/wp-content/uploads/2013/10/EL-AJEDREZ-Y-LA-NUEVA-TEORIA-DE-LA-INTELIGENCIA.pdf

 

Inteligencia ejecutiva y ajedrez formativo

A través del Centro de estudios de  innovación y dinámicas educativas (CEIDE) dirigido por Marina y en colaboración con la educadora Carmen Pellicer, se viene desarrollando el programa Ajedrez y educación. Allí establecen que la nueva teoría de la inteligencia nos permite situar y comprender mejor el efecto del ajedrez y partir de la premisa de que el aprendizaje de este juego, complementado con un buen enfoque pedagógico, puede contribuir en forma definida a un mejor desarrollo de la inteligencia.
Fuente*: http://www.ceide-fsm.com/programas/ajedrezyeducacion
En este programa del CEIDE se viene trabajando además con un grupo de investigación sobre funciones ejecutivas y ajedrez. Su propósito es comprender mejor cómo funciona la inteligencia cuando se juega ajedrez y cómo se pueden enseñar esas funciones concretas. Marina, por otra parte, fue ponente principal en el Congreso Internacional de Pedagogía y Aplicaciones Sociales del Ajedrez realizado en España en 2014. Allí explicó que, a diferencia de la inteligencia artificial, la inteligencia humana es experta en reconocer patrones, es decir, podemos procesar mucha información y en muy poco tiempo si esta información nos llega a través de unos patrones que ya reconocemos de un modo automático gracias a nuestra experiencia previa. (De hecho esto mismo ocurre en el ajedrez; el ajedrecista lo es porque ha aprendido a moverse con gran rapidez en miles de posiciones cuyos patrones generales ya conoce). Marina dijo además que:
Las funciones ejecutivas, instaladas en el lóbulo frontal de nuestro cerebro, están relacionadas con la afectividad y tienen un desarrollo muy temprano. Si aplicamos nuestros esfuerzos educativos y sociales para potenciar las funciones ejecutivas de nuestros hijos, estaremos ayudándoles a pensar de un modo más eficiente, a planificar y valorar la información de la que disponen, a manejar sus impulsos, a comprender mejor el complejo mundo que les rodea y a mejorar sus relaciones socio-afectivas con su entorno. Serán personas más inteligentes y capaces. El ajedrez, pedagógicamente orientado, puede mejorar muchísimo la inteligencia.

Fuente*: http://www.joseantoniomarina.net/wp-content/uploads/La-inteligencia-y-el-ajedrez1.pdf

 

Emprendimiento vida corporativa

El sentido emprendedor forma parte activa de la formación de los jóvenes, terreno en el que la IE se ve exigida al máximo en términos de efectividad. Una IE bien desarrollada es sinónimo de una mente organizada, altamente creadora. Toda persona deseosa de incursionar en el mundo del emprendimiento y los negocios necesita hoy más que nunca un pensamiento ejecutivo claro, ágil y fuerte. En mi libro Genios del pensamiento estratégico pongo en evidencia los muchos puntos de contacto existentes entre el ajedrez y el mundo empresarial. Bruce Pandolfini, gran ajedrecista y asesor corporativo de alto nivel, lo expresa muy bien en su libro Every Move Must Have a Purpose: Strategies from Chess for Business and Life:

“Los profesores de ajedrez constantemente recuerdan a sus estudiantes que deben jugar con un plan. El presidente de cualquier compañía exitosa seguramente estará dando ese mismo consejo a su gente. Pero no es suficiente con trazar planes: hay que ser flexibles, imaginativos, estar dispuestos a ajustarnos a los nuevos cambios y estar preparados para el arduo trabajo intelectual de revaluar en cada movida lo que pensamos que funcionará o no funcionará. Lo más importante cuando se nos pide que juguemos con un plan es mantener la disposición que tiene el ajedrecista para escudriñar el plan, modificarlo o inclusive renunciar a él si se puede hallar uno mejor, más rápido o más efectivo”.

Hay numerosos ejemplos de nexos entre el ajedrez y el mundo empresarial. Citemos tres. Jean-François Phelizon, Presidente de Saint-Gobain Corporation, una de las 100 empresas industriales más grandes del mundo, escribió hace unos años el libro Chess and the Art of Negotiation con el economista y excampeón mundial de ajedrez Anatoly Karpov. El excampeón mundial Garry Kasparov suele ser invitado por empresarios de diversos países para hablar sobre estrategia. En España, en 2006, expuso sus experiencias a tres mil ejecutivos.  Bob Rice, alto ejecutivo y exitoso hombre de negocios, socio administrativo de Tangent Capital, es autor del genial libro Three Moves Ahead: What Chess Can Teach You About Business.

La IE también es manejada con maestría en el mundo empresarial. Justin Menkes, Fundador de Executive Intelligence Group, es un destacado evaluador de la capacidad profesional de grandes ejecutivos y presidentes de compañías. Aunque su enfoque es diferente al de Marina, su obra muestra lo crucial que puede llegar a ser la IE para un buen desempeño en el mundo empresarial.

Uno de sus libros, titulado Executive Intelligence, fue traducido al español como: Inteligencia Ejecutiva: Las cualidades que realmente diferencian a los mejores directivos. Sus editores Empresa Activa (España, 2006) explican así la esencia de este libro:

“¿Qué distingue a un ejecutivo brillante del resto de miembros de su equipo? Un error muy común consiste en asociar el éxito de algunos directivos con aspectos como el carisma o el encanto personal, que nada tienen que ver con la agudeza para los negocios. Tras ocho años de investigación, Justin Menkes ha elaborado una nueva teoría de la inteligencia, diseñada para identificar las habilidades cognitivas necesarias a la hora de competir en el ámbito empresarial. En las páginas de Inteligencia Ejecutiva descubriremos las cualidades específicas que caracterizan a los grandes ejecutivos, tanto en lo referente a su capacidad de elaborar estrategias, como en la perspicacia para anticiparse a los conflictos o ejercer la autocrítica. Un libro que demuestra que el talento para transformar las ideas en beneficios puede evaluarse y, lo que es más importante, que también podemos llegar a adquirirlo mediante el aprendizaje. Justin Menkes dirige Executive Intelligence Group y ha asesorado a clientes como Texas Pacific Group o Dupont. Ha colaborado con Harvard Business Review y es el creador del método Executive Intelligence Evaluation, utilizado por muchas empresas para identificar y desarrollar las cualidades de liderazgo de sus directivos”.

Fuente*: www.iberlibro.com/INTELIGENCIA-EJECUTIVA-Justin-Menkes-Ediciones-Empresa/12288660429/bd

Quienes deseen ampliar este fascinante tema pueden hallar un documento excepcional, breve y directo (en inglés) titulado Defining executive intelligence: the skills that distinguish great leaders. El artículo fue elaborado por un pequeño grupo de colaboradores, entre ellos Justin Menkes.

Fuente*: http://www.spencerstuart.com/~/media/PDF%20Files/Research%20and%20Insight%20PDFs/Defining-Executive-Intelligence_17Oct2008.pdf

 

CONCLUSIÓN:

Si bien desde hace varias décadas el ajedrez había venido incursionando en las aulas del mundo con fines pedagógicos, todo indica que ya están dadas las condiciones para dar un nuevo paso hacia una mejor utilización como herramienta formativa. Un desafío atractivo y estimulante para rectores, educadores y padres no es solo llevar con éxito el ajedrez a escuelas y colegios, sino emplearlo como aliado para ayudar a interiorizar con eficacia el concepto y la práctica de la Inteligencia Ejecutiva. Un esfuerzo que contribuirá a un mejor vivir, presente y futuro, de las nuevas generaciones.

 

Luis Eduardo Yepes
Medellín, Colombia, abril de 2015

 

——-

Entre los años 2000 y 2014 Luis Eduardo Yepes fue traductor de inglés para la firma Expert Translators, de Estados Unidos. Ha publicado numerosos libros, entre ellos El Quíntuple Poder y Los cinco tesoros de Caissa. Con Panamericana Editorial ha publicado La magia del ajedrez y AJEDREZ. Este último es un libro de gran formato, para niños, bellamente ilustrado, escrito con el Maestro Internacional y campeón colombiano Johann Echavarría. En su época como estudiante de Licenciatura en Matemáticas y Física en la Universidad de Antioquia, Luis Eduardo fue monitor de ajedrez en esa institución educativa durante tres años y la representó en dos campeonatos nacionales universitarios por equipos.

Auspiciado por la Facultad de Educación de la Universidad de Antioquia, dentro del programa Colegios de Calidad desarrolló en 2007 una serie de talleres intensivos de Magia Creadora en el Colegio Héctor Abad Gómez, inspirados en el ajedrez. Actualmente, en alianza con la empresa Eduki y e-kipar y con el Semillero Matemáticos, está dedicado a la promoción y enseñanza del ajedrez con fines formativos, ayudando además a crear puentes entre el ajedrez, las matemáticas y la lectura. Su modelo pedagógico, inspirado en la Pedagogía Waldorf, se basa en el desarrollo de la triple inteligencia: emocional, relacional y ejecutiva. Correo electrónico: leyepes@gmail.com – Amplia información en su blog: luiseduardoyepesc.wordpress.com

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: